Dover, la historia de un legado

Detrás de una empresa familiar hay una gran historia. Este es el caso de la clínica Dover, una familia que unida ha trabajado por más de 60 años por el bienestar y la salud de los animales.

La historia de esta gran empresa familiar empieza gracias al Doctor Vicente Efraín Benavides Enríquez, un ecuatoriano que, aunque en su adolescencia disfrutaba el hecho de colaborar a sus padres en las labores del campo en Tulcán, poco a poco la vida le fue forjando un camino en Quito, ciudad en donde obtuvo grandes victorias académicas por su intelecto.

En el año 1945 ocurrió un acontecimiento que azotó a Ecuador: el terremoto de Ambato que infortunadamente dejó una gran cifra de muertos en este país vecino. No obstante, a raíz de este suceso el ecuatoriano Q.E.D., entre 300 aspirantes fue uno de los dos alumnos que resultaron beneficiados de un programa de ayudas otorgado por el Gobierno colombiano, en el cual recibirían una beca para estudiar Medicina Veterinaria y Zootecnia en la Universidad Nacional de Colombia.

En 1953 Vicente Efraín Benavides culminó su pregrado obteniendo el título de Médico Veterinario Zootecnista en territorio colombiano y en ese mismo año contrajo matrimonio con Carmen Raquel Ortiz Orduña.

Al cabo de un año regresó a Ecuador y trabajó durante un año en el servicio veterinario del Ministerio de Economía de Tulcán. Las buenas noticias siguieron llegando y fue por una de ellas por la cual tuvo que regresar a Colombia; se le presentó la oportunidad de prestar sus servicios en el Ministerio de Agricultura, atendiendo la campaña de inseminación artificial en ganaderías de Tuluá y Buga.

Clínica Dover, un sueño familiar hecho realidad

Para el Doctor Benavides cada una de las oportunidades que se le habían presentado en su vida habían sido significativas, sin embargo, la que definió su futuro profesional fue aquella que le permitió concretar la compra de la Clínica Dover. En ese entonces esta pertenecía al Doctor Carlos Julio Fandiño y Luis Eduardo Vicaría, pero poco tiempo después -el 1 de noviembre de 1955 para ser exactos-, la clínica pasó a ser la adquisición de la pareja de esposos Benavides Ortiz.

El 15 de noviembre de 1958 ocurrió un hecho lamentable para la familia Benavides, Carmen Raquel, la esposa del Doctor Benavides y también dueña de la Clínica Dover, falleció prematuramente. En 1960 contrae nupcias con Gladys Amparo Insignares Fonseca. La clínica Dover que empezó como un sueño familiar se ha ido fortaleciendo con el pasar de los años y su grande labor se ha hecho notable.

Actualmente la Clínica Veterinaria Dover se ha convertido en una empresa líder de la medicina de pequeños animales por su profesionalismo y por la labor que desde sus inicios tuvo el Doctor Efraín Benavides.

Un camino de triunfos

El éxito que ha tenido la Clínica Veterinaria Dover como lo aseguran quienes trabajan ahí actualmente, se debe en gran parte a su fundador por su visión, su abnegado estudio y su permanente actualización. Cursó estudios de postgrado en radiología y cirugía de pequeños animales en Oklahoma State University, en neurocirugía en el Animal Medical Center de Nueva York, y realizó prácticas clínicas durante los años 1973, 1975, 1982 y 1986 en el Peeskill Animal Hospital de Nueva York. Participó en diversos seminarios de la American Animal Hospital Association, AAHA, en las Vegas Nevada, en Cincinnati Ohio, en Atlanta Georgia, en New Orleans, y en varios congresos mundiales de Medicina Veterinaria.

Además, fue presidente de VEPA y como reconocimiento a sus méritos profesionales y a su calidad humana, sus colegas lo designaron miembro honorario de ACOVEZ y llegó a ser miembro de la Junta Directiva y permanente colaborador. ACOVEZ le otorgó reconocimiento en la celebración del Centenario de la Medicina Veterinaria en Colombia y con motivo de sus Bodas de Plata Profesionales, AEXVEZUN lo designó profesional distinguido. También fue miembro de la American Veterinary Medical Association, de la American 3 Animal Hospital Association, de la Veterinary Radiology Society y de la World Small Animal Veterinary Association.

Su experiencia profesional le permitió desarrollar y publicar trabajos en su especialidad y, entre otros, se mencionan: La operación cesárea de vacas; Displasia congénita de la cadera en perros; Anestesia en caninos y Laminectomía descompresiva en perros. Una herencia familiar Infortunadamente el destino había preparado una rápida partida para el Dr. Benavides. El 20 de agosto de 1996, falleció como consecuencia de una enfermedad coronaria. Pese a la lamentable pérdida que la familia Benavides experimentó, el futuro y éxito de la gestión de Dover, quedaron asegurados con la sabia orientación que dio a sus hijos Raquel Amada, Efraín Vicente, Oscar Javier, Edwin Henry, Harold Leonardo y Liz Gizela, destacados profesionales que continuaron la obra y el legado de su padre. Sin mayores tropiezos, llevaron a cabo la sucesión y crearon la nueva sociedad, registrada el 29 de mayo de 1997 con el nombre Clínica Veterinaria Dover de Colombia Ltda.

Actualmente los miembros de la segunda y tercera generación de la familia Benavides que trabajan en la Clínica Dover son:

Segunda generacion:

Óscar Benavides

Médico Veterinario Universidad Nacional de Colombia, con estudios complementarios en Medicina y Cirugía de Pequeños Animales en la UNAM y en el Animal Medical Center de New York. Actualmente se desempeña como Director Médico de Dover.

Henry Benavides

Médico Veterinario Universidad de La Salle con estudios complementarios en Medicina y Cirugía de Pequeños Animales en la UNAM y presidente de la Asociación Colombiana de Neurología Veterinaria. Actualmente es Médico Cirujano de Dover con énfasis en las áreas de Neurología y Oncología.

Harold Leonardo

Profesional en Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia con Maestría en Administración de Negocios MBA. Actualmente es el Gerente de Dover.

Liz Gizela Benavides

Médica Veterinaria de la Universidad de La Salle con estudios complementarios y énfasis en dermatología, gastroenterología y terapias alternativas. Actualmente se desempeña como Médico de Consulta

Tercera generación:

Felipe Pérez Benavides

Médico Veterinario de la Universidad de La Salle con Maestría en Clínica Veterinaria de la Universidad del Estado de Sao Paulo. Actualmente se desempeña como Coordinador de Laboratorio e Imágenes.

Natalia Benavides Gómez

Profesional en Mercadeo de la Universidad EAN, actualmente se desempeña como Líder de Mercadeo de Dover.

Claudia Raquel Benavides Sánchez

Médica Veterinaria de la Universidad de La Salle con Maestría en Cirugía y Clínica de Pequeños Animales. Actualmente se desempeña como Médico de Consulta y Cirugía.

Todos se destacan por sus cualidades personales y profesionales y por tener una acentuada conciencia de familia.

Una familia que trabaja unida

La familia Benavides cada año ha ido fortaleciendo su negocio familiar, aquel que tantas alegrías y enseñanzas les ha dejado. Hoy en día cuenta con tres puntos de atención en Bogotá.

Medical Center: Cl. 126a #7 – 98, Bogotá.

Brindan servicios de:

  • Urgencias 24 horas.
  • Servicios médicos veterinarios generales y especializados.
  • Medicina preventiva.

Pet Center – Santa Bárbara: Cra. 7a #126 A – 31, Bogotá.

Cuenta con productos y servicios de:

  • Medicamentos.
  • Concentrado.
  • Snaks.
  • Productos aseo y belleza.
  • Accesorios.
  • Baño y peluquería.

Pet Center – San Rafael: Cl. 134 # 55-30 SÓTANO 1, Bogotá

Dispone de servicios como:

  • Consulta General.
  • Vacunación.
  • Tratamientos ambulatorios.
  • Procedimientos menores.
  • Medicamentos.
  • Concentrado.
  • Snaks.
  • Productos aseo.
  • Belleza Accesorios

Con el paso de los años, en Dover se han ido definiendo modelos de planeación estratégica y gerencial, buscando asesorías especializadas y delimitando nuevos organismos para la gestión de la empresa y de las relaciones familiares, tales como: el consejo de familia, el protocolo familiar y una nueva estructura societaria.

Toda esta suma de esfuerzos que ha tenido la familia Benavides, ha sido para que este negocio familiar se conserve con el pasar de los años y siga manteniendo vivo su legado en las presentes y futuras generaciones.

2 Respuestas a “Dover, la historia de un legado”

  1. Que placer y orgullo conocer con detalle la trayectoria de «Clínica Veterinaria Dover», como un ejemplo de crecimiento, superación y unión. Desde Ecuador hago extensiva mi felicitación a todala familia Benavides Bogotana, augurando a sus futuras generaciones, que la semilla de superación y progreso sembrada por mi Tío Vicente Efraín Benavides Enriquez sida dando frutos en beneficio de la sociedad a la que pertenecen y de su propia familia que siempre se mantiene unida. MUCHAS BENDICIONES Y FELICIDADES FAMILIA BENAVIDES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *