Clínica Veterinaria Sabuesos: La materialización de los sueños

¿Qué sería del mundo si los sueños que teníamos de pequeños se materialicen en nuestra vida de adultos? Yo me atrevería a decir que tendríamos adultos más felices, con menos frustración, pero, sobre todo, adultos apasionados que harían su trabajo con el mayor amor. A pesar de que esto no es común para todas las personas, esta sí es la historia del doctor Rubén Serna el director de la Clínica Veterinaria Sabuesos.

De niño el doctor Rubén siempre soñó con trabajar con animales. Vivía en un pequeño pueblo cerca de Manizales donde a diario, en compañía de su madre, intentaba ayudar a todo animal que se cruzara en su camino. En ese momento supo que quería ser médico veterinario cuando creciera y para fortuna de muchos lo logró.

Cuando se graduó de la universidad entendió que aparte de proteger animales debía hacer algo por las personas. Entendió que su profesión es transversal y es un pilar fundamental para el cuidado de la sociedad. Por eso, supo que debía emprender para así satisfacer las necesidades de las personas.

A pesar de que al principio su enfoque eran los grandes animales por cosas de la vida llegó al mundo de los pequeños animales y se enamoró por completo. De Manizales llega a Pasto, la capital de Nariño y contra todo pronóstico decide crear una clínica veterinaria para pequeños animales. Digo contra todo pronostico porque para esa época nadie creía en el cuidado animal como parte fundamental de las familias.

“Al empezar fue complejo, no había tanta conciencia sobre el tema clínico veterinario y casi no había médicos veterinarios” expresa el doctor Serna al recordar la época en las que fundó la Clínica Veterinaria Sabuesos. Y así en el año 2002 se funda en Pasto este centro veterinario que lograría sorprender a todo aquel que ingresa a su clínica.

El consultorio empezó en un pequeño garaje donde tenían el consultorio, la estética e incluso un lugar adecuado para cirugías básicas. “Pero qui quería una clínica grande donde pudiera tener todos los servicios” expresa el doctor. Y sí, así con esfuerzo lo logró.

Cuando abrí el consultorio yo tenía un aviso grande y a mis amigos me molestaban que era más grande el aviso que el mismo consultorio

El crecimiento de Sabuesos: a los ojos de todas las personas

El sueño del doctor Darío y su equipo era tener un centro veterinario a la altura de las necesidades de todas las personas y que sobre todo se enfocara en tener el cuidado y bienestar animal como eje central. Por eso sabían que la clave del éxito sería un excelente servicio que quedara en la memoria de todos los clientes.

“Aunque le invertimos a publicidad, nuestra verdadera publicidad ha sido la voz a voz. Las personas cuentan sobre nuestro servicio a otras personas que llegan a la clínica y eso habla muy bien de nuestra labor” nos cuenta, con orgullo, el fundador de la clínica Sabuesos.

Y efectivamente el excelente servicio combinado con la variedad de especialidades es la clave para que los tutores pastusos sepan a qué clínica deben ir. Pero como todo emprendedor debe estar a la vanguardia y siempre actualizado en las últimas tendencias, el doctor tiene un objetivo para él y todo su equipo: capacitarse sobre las diferentes patologías y estar actualizados para así ampliar las especialidades y el personal.

Antes de irnos el doctor nos deja un mensaje para todos los colegas que quieran emprender en la industria: Para hacer las cosas bien se debe amar lo que hace. Y sí, aunque suene algo cliché el amor es la base central de todos los proyectos que queramos realizar sin él lo que hagamos no transcenderá nuestras vidas ni la de las personas que nos rodena.

Y es que cuando algo se hace con amor, de verdad se nota.

Por: Lauren Franco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *