Camilo Vargas y Daniel Cetina, de médicos a empresarios de Dogtor House

Emprender es un camino difícil de recorrer, es por ello que el apoyo de una mano amiga en este proceso es de gran importancia. Este es el caso de Camilo y Daniel, dos amigos médicos veterinarios que la vida los juntó para emprender. Por: Tatiana Bahamón Méndez

Todo inició en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia UPTC; aunque Daniel empezó su proceso un año antes que Camilo, al aplazar unos semestres y posteriormente continuar con sus estudios, las clases de piscicultura y nutrición fueron las causales del encuentro y amistad de aquellos dos jóvenes que soñaban con ser médicos veterinarios.

El doctor Daniel fue el primero en finalizar sus estudios y al culminar esa etapa, empezó a trabajar en una clínica veterinaria de Tunja donde poco tiempo después el doctor Camilo ingresó, pero con el fin de hacer sus pasantías. Al estar juntos en esta nueva etapa se dieron cuenta que además de tener una buena amistad, se entendían muy bien como equipo.

De amigos a socios

Cuando ya el doctor Camilo había finalizado su pasantía, juntos empezaron a pensar en las posibilidades de emprender juntos con lo que mejor sabían hacer, tratar a pacientes y mejorar su calidad de vida. El primer paso fue la capacitación, juntos se especializaron en medicina interna de caninos y felinos en la UPTC y para finales de diciembre, aunque los recursos económicos eran pocos, con las ganas latentes de emprender, empezaron a darle forma a su proyecto.

Para marzo del 2014 llegó el momento de dar el siguiente paso, materializar aquellas ideas en las que venían trabajando, y para el 5 de abril con gran emoción abrieron la clínica veterinaria Dogtor House en la ciudad de Tunja.

¿Cómo surgió Dogtor House?

El primer paso según lo relatado por los doctores, fue pensar en el sector en donde iban a abrir las puertas de su primer consultorio y posteriormente, buscar el nombre (tarea que no fue nada fácil) “Daniel hizo una lista de aproximadamente 50 posibilidades de nombres, algunos resultaron ser graciosos y otros interesantes, pero nada que nos decidíamos” relató el Dr. Camilo.

Finalmente, la idea surgió de un primo del doctor Daniel quien se inspiró en la serie Doctor House y con lluvias de ideas se modificó la “c” por la “g”, “Dogtor House” que hace alusión a los caninos y la g a los felinos.

Ese mismo año la empresa fue legalmente constituida, aunque el proceso resultó ser toda una travesía según lo dicho por sus propietarios. Empezaron a tocar puertas en cada dependencia, en la alcaldía, en la secretaría de protección social y en otras entidades, con el fin de obtener una mayor orientación para abrir Dogtor House sin ningún inconveniente dentro del marco legal.

“Al comienzo fue complicado porque no tuvimos a nadie que nos asesorara y nos guiara en este proceso, sin embargo, en la marcha fuimos aprendiendo e implementando lo que hacía falta” añadieron.

Un camino de crecimiento

Poco a poco, sumando esfuerzos y teniendo compromiso, este par de amigos y socios, han ido evolucionando para estar cada vez más fuertes en todos los aspectos necesarios como empresa del sector salud.

Inicialmente Dogtor House estaba compuesto por un consultorio, un pet shop y una zona de baño y peluquería, las instalaciones eran pequeñas, pero en cada servicio el amor y pasión era evidente. Todo fue evolucionando y hace cuatro años cambiaron de sede buscando mejores instalaciones para prestar sus servicios y atender de la mejor manera a los pacientes y sus propietarios.

Hoy en día en el área clínica cuentan con un consultorio principal, otro secundario o estrictamente para cachorros, un hospital para pacientes infecciosos o con enfermedades infectocontagiosas, un hospital para pacientes no infecciosos, una unidad para aquellos que se encuentran en un estado crítico, y un quirófano bien dotado con los requerimientos necesarios para realizar procedimientos de manera segura y responsable, y una sala prequirúrgica; disponen de un pet shop más grande y con más variedad de productos, y finalmente en el área de peluquería y estética “Dogtor House Spa” poseen una instalación más cómoda y agradable para sus pacientes, buscando siempre la comodidad de ellos.

Roles

Cuando Dogtor House entró en funcionamiento, en la medida en que transcurría el tiempo, el Dr. Camilo y el Dr. Daniel fueron asumiendo algunos roles que son necesarios a la hora de emprender. Por una parte, el doctor Camilo se encargó de manejar procedimientos quirúrgicos, cachorros y la neonatología y adicional, también trabaja en los temas relacionados con marketing, redes, lo comercial y administrativo.

A su vez, el doctor Daniel empezó a encargarse de medicina interna y exámenes de laboratorio, pues según señala su socio, siempre hace muy buenos análisis y eso ayuda a que Dogtor House siempre brinde lo mejor a sus pacientes.

Aunque los dos dirigen áreas diferentes, lo importante es que siempre trabajan en sinergia y cuando se trata de casos clínicos siempre están para apoyarse mutuamente.

Una apuesta a la digitalización

Uno de los grandes aliados de los doctores propietarios de Dogtor House, ha sido el software, pues les organiza la agenda y envía recordatorios a través de WhatsApp a los propietarios de las mascotas cuando tienen alguna cita médica, controles, vacunación, desparasitación, etc., también les permite tener las historias clínicas y los exámenes de laboratorio con tal solo un clic. Adicional, hace el inventario y mantiene las cuentas de los ingresos y egresos.

Para Dogtor House siempre el servicio al cliente y el acompañamiento han sido factores fundamentales para que todos los pacientes y sus propietarios tengan una experiencia agradable. En muchas ocasiones cuando el paciente se encuentra hospitalizado o en un procedimiento, realizan consultas mediante videollamadas para hablar con todos los integrantes de la familia y de esta manera brindar un mejor diagnóstico.

En cuanto a las redes sociales, siempre han creído que son indispensables para llegarles a una mayor audiencia y por supuesto, para dar a conocer su trabajo. Por medio de ellas muestran un poco de su trabajo y dan consejos a los propietarios.

Éxito

Detrás del éxito hay muchas lecciones y más cuando se trata de emprender. Los propietarios de Dogtor House aseguran que en todo el proceso que han llevado, uno de los factores que requiere de gran atención es la administración financiera. Para esto, desde el 2014, año en el que entró en funcionamiento la clínica veterinaria, el doctor Camilo y el doctor Daniel destinaron reservas de contingencia a las cuales podrían recurrir cuando fuera estrictamente necesario y también elaboraron un presupuesto para cada área, lo cual les ha permitido siempre tener un buen manejo en el flujo de la caja.

El Dr. Camilo recientemente cursó un diplomado en herramientas de gestión empresarial y marketing digital en la Universidad de los Andes para seguir aportándole a la empresa que junto con el Dr. Daniel ha sacado adelante.

“Nosotros hasta el momento nunca hemos tenido ninguna crisis financiera. Si hemos tenido altibajos, meses con más ventas y otros con menos, pero siempre hemos sido ordenados con el presupuesto de la clínica y eso es fundamental” comentan los doctores.

Esta es una historia llena de motivación, pues para quienes han emprendido o están pensando en emprender, sabrán que no es una decisión que se toma de la noche a la mañana y que requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Gracias a esa disciplina que han tenido los fundadores de la clínica veterinaria Dogtor House, cada vez han ido evolucionando con el fin de dejar una huella en cada paciente que es atendido y de la misma manera, dejar en alto el galardón de mejor clínica veterinaria de la región obtenido en los Premios Pet Industry 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *