Peludos, un ejemplo de perseverancia y disciplina

Con años de trabajo y constancia, Peludos se ha convertido en la primera opción de muchos ciudadanos y sus mascotas en el sur occidente colombiano. Por: Tatiana Bahamón Méndez

Fotografías: Cortesía Mario Fernando Guaquez / Raquel Molina

Aproximadamente a 832 km de la capital, en una ciudad mayormente reconocida por sus actos culturales y centros turísticos, vive Raquel Molina una pastusa a quien aquel lugar la vio formarse y evolucionar personal y profesionalmente.

Desde muy pequeña vivió rodeada de pequeños animales que sin duda eran su mejor compañía y aunque el tiempo pasaba y muchas cosas cambiaban, había algo en ella que no desaparecía, al contrario, permanecía más intacto que nunca, el amor hacia ellos. Siguiendo su intuición fue como tomó la decisión de estudiar medicina veterinaria, una carrera que la llenaba de mucha ilusión.

En un receso estudiantil, se le presentó la oportunidad de trabajar en una clínica veterinaria y fue en aquel lugar donde descubrió una de sus pasiones, la peluquería canina. Ahí aprendió técnicas básicas y con el tiempo fue adquiriendo mayor experiencia.

Por diversas situaciones, dejó de estudiar medicina veterinaria y al poco tiempo empezó a indagar más sobre la peluquería canina. Con la curiosidad latente y las ganas de seguir aprendiendo, empezó a formalizar su conocimiento asistiendo a seminarios. En la sultana del valle, Cali, fue el primero que tomó y no solo obtuvo nuevos conocimientos, también conoció a muchos colegas que han sido inspiración para seguir explorando en el grooming.

Tras el triunfo

Una tras otra fueron las oportunidades que llegaron a Raquel para continuar con la capacitación, una de ellas fue en la ciudad de Bogotá. Motivada y ansiosa por seguir aprendiendo, tomó rumbo hacia la capital, lugar donde se llevaría a cabo un seminario de peluquería canina, pero eso no era todo, cuando llegó se encontró con la sorpresa de que había una competencia y aunque la incertidumbre de hacerlo con colegas que llevaban años de trayectoria se apoderaba de ella, había algo que la impulsaba a hacerlo. Con herramientas de trabajo prestadas y un modelo adquirido horas antes por una amiga, inició la competencia y como resultado obtuvo el primer puesto. Gracias a aquella experiencia obtuvo una beca para estudiar en España durante un mes y medio en la escuela de Alianz.

Una oportunidad para emprender

Después de haber trabajado en grooming y capacitarse, en la mente de la pastusa surgió la idea de emprender y poco a poco fue tomando forma.

Un 14 de septiembre las puertas de Peludos -nombre que surgió de una conversación entre amigos-, abrió sus puertas al público por primera vez. Raquel era consciente que desde el primer día en que abriera su negocio, grandes retos vendrían. El trabajar día y noche, pedir prestamos para poder comprar herramientas y materiales necesarios para acondicionar el lugar, fue el pan de cada día del inicio de este emprendimiento que surgió en la ciudad de Pasto.

“El iniciar un emprendimiento es difícil, pero a la vez genera gran satisfacción cuando te forjas una meta y con mucho trabajo y disciplina la vas alcanzando” añade la fundadora y dueña de Peludos.

Un lugar pensado para los peludos

Ya son siete años los que cumple Peludos, un lugar diseñado para la diversión y el embellecimiento de las mascotas.

Algunos de los servicios que ofrece Peludos son:

  • Cortes.
  • Peinados.
  • Arreglos para sesiones de fotos o celebraciones.
  • Stripping.
  • Desanudados.
  • Baño convencional y baño medicado (formulados por un veterinario).
  • Cepillado.
  • Pet Shop.
  • Guardería exclusiva.
  • Entre otros.

Dentro de los servicios más solicitados por los clientes está el de recogida y entrega de las mascotas en el domicilio y es así como Peludos atendiendo la sugerencia de sus clientes, está trabajando para incorporarlo dentro de su portafolio a corto plazo.

La capacitación

En la búsqueda de poder contribuir al crecimiento profesional de los estilistas caninos, Raquel amplió su portafolio de servicios en el cual incorporó la organización de seminarios y cursos de estética canina para quienes desearan adquirir conceptos básicos y práctica para aplicarlos en el ámbito laboral. Después de haber organizado el primer seminario al poco tiempo ya el número creció a cinco.

“Gracias a amigos de Ecuador he podido asistir a seminarios que han organizado en Cuenca, Santo Domingo y Quito” señala Raquel.

Además de generar espacios para el aprendizaje, Raquel también ha obtenido grandes logros en el país vecino, ha participado en competencias de las cuales ha ganado en la categoría de penteados en Santo Domingo y en la categoría de estilo tijeras en Quito.

Otro de los grandes triunfos tanto para Raquel como para Peludos, ha sido el hecho de ser nominada a los Premios Pet Industry y galardonada en la categoría mejor peluquería – grooming del pacífico gracias a la elección del público.

Un emprendimiento hecho con amor

Peludos en sus siete años de historia ha brindado servicio de calidad a todas las mascotas que la visitan, es por ello por lo que en Pasto se ha ido convirtiendo para muchas familias en la primera opción.

“El grooming es para crear y es por eso que en Peludos constantemente nos estaremos capacitando para entregarle siempre lo mejor a cada mascota que nos visite” Concluye la propietaria de Peludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *