¡Ojo con la oxitocina digital!

Por: Alexander Peña Bernal
El acto de comprar es el tema central del comportamiento humano moderno. Básicamente la compra ya no va direccionada a satisfacer las necesidades físicas básicas, está primando la exaltación de nuestra identidad social y el escalonamiento en estatus social, es decir “Compro, luego existo”. Pero entonces ¿en dónde entra la oxitocina digital?

Seguramente entre nuestro selecto grupo de lectores habrá personal más capacitado en explicar lo que es la oxitocina que yo, pero es importante establecer que nos estamos refiriendo a la famosa hormona que actúa como un mensajero químico, que desempeña funciones importantes como la formación de confianza y la construcción de relaciones entre seres humanos.

¿Se imaginan contenidos digitales, espacios de comercio electrónico, adaptado a estas hormonas? Abrir esta conversación es importante porque al final las estrategias de marketing que están triunfando son aquellas que desencadenan emociones y se ganan la confianza de muchos, confianza que es vital a la hora de darle “Comprar ahora” o “reservar una cita” a un botón en nuestra página web, carrito de compras o promociones en redes sociales.

Traigo este tema a la mesa porque en ocasiones por el afán de cubrir todos los espacios de comunicación y venta en los ecosistemas digitales, estamos sobrecargados de un volumen de producción de piezas de comunicación y venta tan alto, que la calidad narrativa y audiovisual no está ayudando a generar esa oxitocina digital.

Muchos son los elementos que pueden ayudar a generar confianza en nuestras piezas publicitarias y contenidos digitales, pero tengamos presente algunos:

-Una buena narración transforma nuestra comunicación de «vender cosas» a «crear experiencias».

-Ayudemos a los consumidores a visualizar, no demos por obvio todo, diseñemos piezas gráficas muy explicativas

-No olvidar el factor de la curiosidad, nuestras comunicaciones digitales pueden instruir, pero al final debemos dejar esa sensación de querer saber más, y por ende direccionar al clic para solucionar esa tensión.

-Finalmente, recuerda que cuando las personas reciben una recompensa, experimentan una oleada de oxitocina, entonces construyamos una buena táctica de recompensa para todos esos usuarios y clientes que fortalecen nuestro ecosistema digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *