Julio César, un médico veterinario que le hace honor a su nombre

Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces y el día en que descubres por qué.

Mark Twain

Por: Carolina Villa

Siempre a los niños se les enseña que la baraja de posibilidades está sobre la mesa para ese soldado, bombero, policía, profesor o médico entre otros, que sin miedo al fracaso juegan a hacer realidad sus sueños, desconociendo el proceso y sacrificio que hay detrás para alcanzarlos.

Este es el reflejo de una historia inspiradora de un gran hombre manizaleño que entendió su propósito y no descansó hasta hacerlo realidad. Pero ¿cómo se llega a eso? Si hay tantas personas en el mundo esperando una señal divina que les muestre el camino y al no hallar una respuesta, frustrados se dan por vencidos y lo abandonan todo.

Pero como toda regla tiene su excepción, no todos los accidentes deben catalogarse como desafortunados, pues este en particular dejaría ver años después lo que sería el comienzo de una gran aventura convertida en proyecto de vida.

Una mordedura de perro para Julio Morales sería razón suficiente para despertar su curiosidad y pasión por los animales, pues a muy corta edad, siendo el único hombre en casa logró convencer a su familia por primera vez de querer tener una mascota.

Por esta razón y acompañado de su nuevo amigo, realiza una visita de control a la médica veterinaria quien con su experiencia y amabilidad logró captar por completo su atención a tal punto de querer seguir sus pasos. Conmovido recuerda ese hecho como si fuera ayer, reafirmando con esto que ha sido su mejor decisión.

La Universidad de Caldas sería el escenario ideal en su formación académica, culminando así su carrera. Actualmente cuenta con más de 16 años de experiencia en este campo.

Inicialmente, quiso incursionar en el manejo de animales grandes, pero al ver la realidad con respecto a la inestabilidad y poca remuneración, por “cosas de la vida” como él lo define se inclinó por los pequeños animales en Alcalá Valle desde hace nueve años. También, en la parte de control poblacional de la mano de la Alcaldía llegando a practicar alrededor de 30 mil cirugías de esterilización.

Fotografía: El Editor

Como el emperador romano, Julio César le hace honor a su nombre, pues el liderazgo, servicio y visión le han permitido impartir sus conocimientos de forma generosa a otras personas, motivándolas en el cuidado por los animales y amor en su profesión. Hoy en día agradece las piedras en su camino, pues con ellas pudo construir lo que sería su propio castillo.

Después de la tormenta viene la calma y en este caso el fruto de tanto esfuerzo se vio reflejado, pues el deseo de ser su propio jefe lo motivó a crear en compañía de su esposa lo que hoy en día en Quimbaya (Quindío) se conoce como Urgencias Veterinarias Doctor Morales. Siendo elegida por los Premios Pet Industry 2020 como: “La Mejor Clínica Veterinaria Región Eje Cafetero.”

Puede competir con las más grandes, pues es la clínica más completa de la zona.

Comenta orgulloso nuestro protagonista
Fotografía: El Editor

Además de prestar los diferentes servicios de urgencias a los animales, en la clínica se cuenta con el Centro de Entrenamiento Médico Veterinario en el Eje Cafetero KOHI, donde se capacitan a colegas bajo la premisa de 5% teoría y 95% práctica. Con el propósito de que puedan generar dinero a través de las pequeñas cirugías y así puedan retribuir el costo inicial del curso.

Es chévere ser grande, pero es más grande ser chévere.

Como dice Héctor Lavoe
Fotografía: El Editor

Palabras que se ajustan a un soñador incansable que, gracias a su carisma, sencillez, don de servicio y gigante corazón, hoy en día recoge en abundancia aquello que de niño sembró. Demostrando una vez más que los sueños no son imposibles de alcanzar, que se pueden lograr aún con dificultades, siempre y cuando en cada uno de nosotros exista disciplina, constancia y perseverancia; todo esto acompañado por una buena dosis de amor y apoyo incondicional de la familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *