Cat Friendly ¿Por qué tenerlo en cuenta en nuestra clínica?

Es innegable el crecimiento y popularidad que ha alcanzado la población felina en nuestro medio, prueba de ello es el incremento de consultas de gatos que vemos en la clínica diaria de pequeños animales.

El gato es un animal especial, muy diferente al perro y por ello requiere un trato diferente e incluso especialistas en su especie. En el camino de estandarizar las técnicas de manejo amigable con los gatos y de educar al médico veterinario, surge la American Asociación of Feline Practitioners, una división para América del ISFM (International Cat Care), asociación que se encarga de certificar clínicas y médicos veterinarios en prácticas Cat Friendly.

Cat Friendly, cómo incorporarlo en nuestra clínica

Cat Friendly es incorporar la perspectiva del gato en toda la experiencia de ir a la veterinaria. Partiendo desde la naturaleza del gato, entendiendo que son macrosmáticos, hiperacústicos y que son muy sensibles al medio ambiente queriéndolo controlar. Entender esa naturaleza es la base de las practicas Cat Friendly, ponemos al servicio del gato y de su tutor instalaciones exclusivas para gatos.

En Bogotá, Cat Medical Care es la primera veterinaria en alcanzar este sello distintivo en la categoría Silver.

Iniciando con la disminución de estímulos auditivos y visuales fuertes encontramos en sala de espera un “Cat Parking” que consiste en ubicar los guacales o cargadores de gatos en un lugar elevado, para que ellos puedan controlar y ver todo lo que los rodea, sin presencia de perros, o ruidos que puedan estresar al paciente. La consulta se realiza con mucha paciencia, dando el tiempo al paciente de otorgarnos su confianza.

Brindar a los tutores la certeza de que nos interesa el bienestar del paciente, su confort y tranquilidad es clave para llevar a cabo los procedimientos que necesitemos.

En la parte de hospitalización es indispensable contar con aromaterapia a base de lavanda, además de cubículos individuales lo suficientemente grandes para albergar al paciente, su arenera, su alimento, agua y elementos para refugiarse como cobijas, cajas o el elemento preferido por el paciente. Además de esto es muy importante que el paciente no tenga más gatos frente a él, ni elementos que puedan ser amenazantes (minimizar estímulos visuales).

No solo las instalaciones nos deben garantizar un buen servicio para el paciente, es preciso que los profesionales médicos veterinarios estén completamente capacitados en manejo amigable de gatos, protocolos de diagnóstico, y tratamiento de las enfermedades importantes en gatos. Debemos garantizar capacitación constante en identificación y manejo del dolor en gatos, además debemos evidenciar evoluciones de tratamientos instaurados en hospital enviándoles a los evaluadores fotos del seguimiento hospitalario, cálculos de alimentación diaria, seguimiento de curvas de peso. Cada médico veterinario debe cumplir mínimo 30 créditos anuales en los cursos ofrecidos por la asociación.

El proceso de certificación

Médica veterinaria (Esp y
Msc), gerente y fundadora
de Cat Medical Care única
veterinaria con sello Cat
Friendly por la AAFP en
Bogotá.

Hace 3 años me encaminé en el proceso de certificación, primero como médica veterinaria (fue el proceso más fácil) y luego, cuando pude edificar la clínica veterinaria inicié inmediatamente con el proceso para ella, empezando por crear consultorios cómodos ya que las exigencias incluyen; báscula para gatos, equipo de órganos funcional, visualización de radiografías en consultorios, software veterinario para el manejo de historias clínicas y el lugar debe estar libre de olores y ruidos fuertes.

Una de las exigencias más importantes es la separación de salas de espera en perros y gatos, afortunadamente no se presentó ese inconveniente así que, al ser únicamente para gatos, se pudo realizar una sala de espera solo para ellos.

Una clínica certificada debe contar con un quirófano equipado, equipo de anestesia inhalada, equipo de monitoreo multiparámetros. Además de contar con los requerimientos de salubridad exigidos por la autoridad local, se debe contar con comodidades para los gatos en cada unidad como una mesa pequeña para cirugía, cubículos de recuperación amplios, equipo odontológico para gatos.

En la clínica veterinaria se debe garantizar también la educación al tutor; mediante folletos, charlas, post en redes sociales.

Una vez se cumple con los requisitos mínimos, según evidencie el equipo de evaluadores, se otorga el reconocimiento que puede ser “Cat Friendly Silver”, o “Cat Friendly Gold”, siendo el “Gold” el más alto de los estándares.

Asumir el compromiso de convertirse en Cat Friendly es toda una convicción, es amor por los gatos y amor por la profesión, es adquirir el compromiso de capacitarse constantemente, especializarse, brindar todos los servicios esenciales para los pacientes felinos, y ofrecer ese valor agregado a los tutores exigentes que cada vez buscan profesionales más capacitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *