De la eterna primavera a la heroica: nace la Clínica Mascotas 24 horas    

Por Lauren Franco 

En el año 87 un paisa criado en la costa Caribe crea la Clínica Veterinaria Mascotas 24 horas. Una clínica que llega a revolucionar la atención médica en Cartagena. Y así llevar un mensaje de administración empresarial a los colegas de todo el país. Su historia está llena de enseñanzas, de risas y por qué no, del sabor característico de la costa caribe. 

En medio de la brisa, el mar y la arena nace Mascotas 24 horas 

Mentiríamos si no dijéramos que todos en algún momento soñamos con levantarnos y escuchar el sonido del mar. Son muchas las personas que han estudiado la tranquilidad que emana el mar, por eso quizás el sitio predilecto de vacaciones para las personas del centro del país es la playa. Cartagena, la capital de Bolívar recibe a diario miles de turistas de todo el mundo. Personas que se enamoran de la ciudad amurallada, de su cultura, sabor y claro, de sus islas.  

Pero en medio de tanto turismo, mar, brisa y arena Cartagena lleva años sumida en una crisis interminable. El innegable mal manejo político que ha tenido la ciudad ha provocado un efecto poco común en sus habitantes: son ellos los que, desde sus propias áreas, ahora se adueñan de la ciudad y trabajan por mejorarla y embellecerla.  

Es el caso del doctor Carlos Santamaria quien decidió aportar a la ciudad que lo vio crecer. Soñó con tener una clínica veterinaria para pequeños animales. Pero en esa época era impensable invertir dinero en un perro o un gato, con un carácter obstinado y emprendedor decidió continuar.  

El doctor Santamaria estudió veterinaria gracias a los consejos de un tío que de a poco lo llevó al mundo del cuidado animal. Cuando se graduó el mismo tío le dijo que se fueran a trabajar en transferencias de embriones, era joven y quería trabajar así que aceptó. Conoció de ese mundo, pero aun así no lo llenaba del todo.  

De la transferencia de embriones pasó al cuidado de caballos algo que describe como bello, pero de muchísimo cuidado pero sentía que algo faltaba. Por azares de la vida conoce a Germán García un pionero en la medicina veterinaria de pequeños animales en Barranquilla. Así le surge la duda: ¿Por qué no crear una clínica veterinaria para pequeños animales? 

De esa duda y ese carácter emprendedor nace la Clínica Mascotas en Cartagena, Bolívar.  

No se retrocede, no se rinde y se progresa: El crecimiento de la Clínica 

Si hay algo que caracteriza a los empresarios es que nunca se conforman y logran ver más allá de lo que incluso se han propuesto. Carlos Santamaria sabía muy bien que la industria de mascotas crecería demasiado rápida. Así que se apresuró a buscar una opción que solucionará las necesidades de los tutores.  

Es por eso que entiende que los animales de compañía necesitaban atención 24 horas tal cuál como sucede con los humanos. Decide cambiar el nombre de su clínica y nombrarla “Clínica Veterinaria Mascotas 24 horas”. Así podría otorgarles a sus clientes atención médica, urgencias y especialistas a cualquier hora del día.  

Así, el doctor Santamaria les ofrece a los cartageneros la facilidad de tener todo en su misma ciudad. No hay necesidad desplazarse hasta Barranquilla u otra ciudad para la atención de sus mascotas. Un acto tan simple, para algunos, como crear una clínica veterinaria aporta significativamente a la economía de la ciudad e incluso mejora el tejido social que tanto necesita reconstruirse. 

Mascotas 24 horas es una clínica veterinaria de tercer nivel: tiene radiología, ecografía, quirófanos, unidades de cuidados intensivos y urgencias 

El crecimiento de la empresa es inminente, recientemente acaban de inaugurar su segunda sede en Cartagena. 

La administración y la veterinaria, de la mano siempre 

Uno de los errores más comunes a la hora de crear una clínica veterinaria son los pocos conocimientos en administración, negocios y marketing. La verdad son pocas las carreras que enfocan a sus estudiantes a la creación de empresa. Pues bien, ante este panorama el doctor Santamaria decide hacer algo más.  

“Yo hacía todo en la clínica hasta que me enfermé” expresa el médico veterinario. Y eso es un error bastante recurrente en los emprendedores. Como en la vida hay que soltar y delegar funciones, no somos superhéroes.  

El doctor Santamaria se dio cuenta de esto cuando llegó al límite a causa de una enfermedad. Así entendió que era hora de capacitarse en temas de administración, negocios y marketing pero que además no podía cargar con todo él solo.  

De este cambio el empresario se enamoró de delegar. Con eso no solo conoce a los profesionales sino también a los humanos que se van a encargar de su empresa en diferentes áreas.  

En este momento nosotros manejamos una empresa con un organigrama 

Un consejo final: ser humanos antes de ser profesionales 

Ser profesionales va más allá de recibir el diploma que lo acredita como tal. Dentro de esa práctica está el también continuar en constante aprendizaje no solo de la academia sino también de los colegas. Pero el ser humanos es el factor determinante dentro del camino a ser profesional. 

Y es que dentro de la medicina veterinaria: la humanidad es lo que permite que el tutor no vea al médico como un enemigo, enfatiza el doctor Santamaria. “El médico es alguien que le presta servicios profesionales y si los médicos demuestran que servicios son los que les ofrecen a las personas; ellas no los verán como enemigos” expresa el empresario.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.