Carlos Mauricio Bueno es el ibaguereño que junto con su esposa Eliana María Pérez Montoya, le dio vida a lo que hoy en día es Dog Doggi, una peluquería canina especializada que se encuentra ubicada en la ciudad musical de Colombia, Ibagué.

Aunque actualmente Dog Doggi ha logrado posicionarse como una de las mejores peluquerías caninas de la ciudad y obtener el reconocimiento por sus servicios de calidad, empezar a emprender no fue tan fácil como la pareja de emprendedores lo pensaban en un inicio.

La peluquería canina, una elección

Carlos en un inicio había decidido estudiar ingeniería de sistemas, estudios que costeaba con los trabajos de peluquería canina que realizaba, sin conocimiento alguno de que todo cambiaría de un momento a otro. Carlos dejó la universidad y con la ayuda de un amigo empezó a capacitarse en todo lo relacionado con la peluquería canina, inicialmente en técnicas básicas.

Aunque tiempo atrás Carlos no se había visualizado trabajando en peluquería, poco a poco su pensamiento se fue transformando y ahora más que un trabajo, lo veía como una pasión y eso era lo que les transmitía a sus clientes. Investigar, conocer personas de la industria y empezar a capacitarse con casas comerciales fue el inicio del éxito.

En la ciudad de Bogotá fue el siguiente paso que dio el ibaguereño para seguir aumentando sus conocimientos. Trabajó en diferentes peluquerías caninas y veterinarias en el norte de la ciudad durante 2 años y al cabo de un tiempo tomó en compañía de su esposa una de las decisiones más importantes de sus vidas, emprender sin importar lo que implicara.

Dog Doggi, un sueño hecho realidad

Fotografía: Dog Doggi

Septiembre del 2011 fue la época que marcó la vida de la pareja ibaguereña. El conteo de la cuenta regresiva que anunciaba un nuevo reto terminó y ya Dog Doggi era una realidad. En Ibagué con un local pequeño y con los servicios de peluquería canina, venta de insumos, concentrados, comederos, entre otras, Dog Doggi se fue haciendo visible en la capital del Tolima.

Tiempo después divisaron una oportunidad para crecer y todo fue ocurriendo. Se trasladaron a un local más grande y muy cerca de aquel local en el que habían iniciado. Así como crecieron en infraestructura, también lo hicieron con el portafolio de servicios; incrementaron las capacitaciones para peluqueros caninos y la venta de implementos para peluquería canina.

Siempre el objetivo que la pareja de emprendedores ha tenido con Dog Doggi ha sido el brindar servicios de calidad a través del mejoramiento continuo y es así como lo han hecho desde el 2011, año en que decidieron iniciar por el camino del emprendimiento, y su fruto ha sido que los ibaguereños y todos sus clientes reconozcan la excelente labor que realizan día a día.

“Nosotros abrimos por primera vez Dog Doggi en el 2011 e iniciando se nos presentaron muchos retos y dificultades, yo pensé que no podía más pero con esfuerzo y dedicación hemos seguido adelante” comenta Carlos Bueno.

Junto con Eliana María su esposa quien es administradora de empresas, Carlos ha ido evolucionando para siempre brindar lo mejor. Actualmente disponen de otra sede en Pereira en la cual brindan servicios de capacitación al personal del área de peluquería y venta de implementos para la misma.

Grandes triunfos

En noviembre de 2019 Carlos Bueno tomó una importante decisión que lo retaría y lo llevaría a demostrar sus habilidades ante colegas y personas de la industria. Por primera vez participaría en la competencia de Expopet en el área de perros de trabajo, donde obtuvo el tercer lugar.

Otro de los recientes triunfos que claramente ha sido la suma del esfuerzo de Eliana y Carlos, fue la nominación de Dog Doggi a los premios Pet Industry 2020 como mejor peluquería – grooming de Tolima grande, siendo el ganador de la categoría.

Dog Doggi siempre está y estará comprometido en actualizarse constantemente para poderles brindar al público lo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *