La seguridad en el salón o área de trabajo

Diariamente los clientes depositan su confianza en el estilista y su salón, esperando que como profesionales en el cuidado de las mascotas, no solo actúen con precaución sino que sean plenamente conscientes y conocedores de las formas adecuadas de sujetar, manipular y preparar a sus peludos compañeros de vida.

Estos son algunos momentos claves en el manejo responsable y seguro de los animales de compañía:

El piso mojado alrededor del área de trabajo es un riesgo latente

Los pisos en epóxicos o superficies antideslizantes y el calzado que use el personal, son algunas sugerencias para el cuidado de la mascota y su peluquero.

Seguridad en la bañera

Es importante sujetar a la mascota con un lazo o correa de seguridad que se pueda anclar al interior de la bañera, no dejar solo al animal de compañía dentro de esta y por último, se recomienda un buen mantenimiento a las partes metálicas, pues estas pueden presentar óxido, creando condiciones insalubres y antiestéticas.

Tapetes antideslizantes

Para evitar deslizamientos durante el baño, especialmente aquellos animales que tienden a estar nerviosos, el uso del tapete antideslizante en el fondo de la bañera es la solución. Un desliz puede causar lesiones en las piernas de los animales de compañía.

Crear una experiencia positiva

Muchas de las mascotas que se arreglan en el salón pueden tener miedo al agua y al baño en general, pero un poco de paciencia, amor y manejo suave pueden tranquilizarlas y así crear una experiencia más positiva.

Si está trabajando con un animal que le tiene miedo al baño, puede comenzar con una presión de agua muy baja, introduciendo lentamente la sensación del fluido cerca de las patas traseras y avance hacia la parte delantera del perro, dejando que el agua baje suavemente por la cara y el cuello.

Tenga cuidado con sus oídos y nariz, a medida que la mascota se sienta más cómoda, puede aumentar lentamente la presión del agua.

Salida segura de la bañera

Una vez terminado el baño, al sacar la mascota de la bañera, muchas veces intentarán instintivamente saltar, así que mantenga todo bajo control y sáquela cargada si es posible.

Si la bañera tiene puerta y rampa, asegúrese de que el animal de compañía no intente salir disparado. Cerciórese también de que los pisos estén secos para evitar resbalones y caídas.

Recuerde seguir estas recomendaciones a la hora del baño, pues puede llevar algún tiempo revertir las malas experiencias del pasado o los miedos irracionales de esta práctica.

Seguridad de la mesa

La seguridad de la mesa de trabajo puede ser igualmente desastrosa con un manejo descuidado, pero todos los accidentes pueden evitarse. Siempre se debe evaluar el comportamiento o nivel de estrés de la mascota mientras usa herramientas afiladas durante el aseo, pues un animal que tiene miedo y está fuera de control, sumado al uso de tijeras, puede ser una combinación peligrosa.

Correas de seguridad

Se recomienda siempre tener al animal de compañía sujetado con un lazo de aseo al brazo de la mesa mientras está sobre ella. La ubicación más común es alrededor del cuello, pero para los perros que tienden a saltar o intentar tumbarse por miedo, un lazo en el cuello puede causar un trauma en la tráquea, restringir la respiración o infringir otras lesiones relacionadas.

Para estos casos varios profesionales de la peluquería tienen diferentes técnicas. Una de ella es la colocación de la correa de seguridad en una de las patas delanteras y el cuello a través del pecho, de este modo se evita la presión contra la garganta.

Lenguaje corporal de la mascota

La lectura del lenguaje corporal juega un papel importante en el manejo seguro de los animales de compañía. Si el perro o gato está frustrado o conmocionado, se pueden presentar inconvenientes durante el servicio.

Lo fundamental es mantener la calma y compostura al manipular una mascota temerosa, tratar de dominarla nunca nos llevará al éxito.

Cuando los perros tienen miedo, solo se volverán más temerosos, hablarles con una voz tranquila y suave los aliviará más que con un tono fuerte y agudo.

Siempre debemos abordar un animal de compañía sin exceso de confianza y estando muy atentos a su lenguaje corporal.

Cuando se reciben perros senior, se debe tener en cuenta que ellos suelen presentar problemas con la vista, el oído o articulaciones y pueden ser especialmente sensibles durante el servicio.

Incluso los perros que se han portado bien durante la mayor parte de su vida, así sea con el mismo estilista, puede ponerse nerviosos por el sonido o la presión del agua, secadores de alta velocidad, ruidos fuertes o los movimientos rápidos, llevándolos a un estado de pánico.

Aquí es importante saber cuándo es el momento de detenerse y dejar descansar a la mascota. Cuando detectemos que algo no está bien es su comportamiento, siempre podremos comunicarnos con su tutor y transmitirle nuestra inquietud.

Mantenga la calma y el control, no tema tomar la decisión de hacer una pausa, detener o reprogramar el cuidado de una mascota que no está dispuesta a aceptarlo, es de profesionales.

Recuerde: Unas manos suaves y un espíritu amable contribuirán en gran medida a que la experiencia de peluquería y spa sea feliz y saludable para usted, su cliente y los animales de compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *