César Salamanca, embajador del grooming colombiano

El amor por la peluquería canina sumado a la capacitación y dedicación, son los responsables de que César Salamanca haya incursionado en el grooming hasta hoy en día llegar a ser reconocido a nivel internacional por su trabajo. Por: Tatiana Bahamón Méndez

Sus inicios fueron en aquella ciudad que lo vio nacer y crecer, Bogotá. Con tan solo 14 años empezó a trabajar como auxiliar en una veterinaria y aunque la remuneración era poca por ser menor de edad, su motivación era aprender y compartir con los caninos a como diera lugar.

Fotografía: cortesía César Salamanca

Fueron pasando los años y su curiosidad cada vez estaba en un nivel más arriba. César Salamanca recuerda que un día muy particular una oportunidad llegó a su vida e hizo que cambiara por completo, un fin de año para ser específica, el peluquero que trabajaba en la clínica veterinaria donde él ayudaba como auxiliar, renunció. En ese entonces la curiosidad e inquietud que César había tenido por aprender fue premiada, pues el ayudar al peluquero a bañar los caninos de vez en cuando y prepararlos antes de subir a la mesa además de estar atento a las técnicas que empleaba el groomer al hacer los cortes, hizo que el dueño de la clínica lo ubicara en esa vacante que había quedado disponible.

Sus inicios como groomer fue gracias a los conocimientos que había adquirido de manera empírica; en aquella época no existían las capacitaciones de ningún tipo, lo poco que aprendía lo hacía a través de revistas extranjeras y lo replicaba. “Además de que no había capacitaciones en peluquería canina, las herramientas que existían para trabajar eran muy básicas, solo contábamos con máquinas convencionales y unas tijeras no profesionales” agrega César.

El valor de una oportunidad

Fotografía: cortesía César Salamanca

Al cabo de 10 años de mucha experiencia y aprendizaje, César dijo adiós a aquella clínica veterinaria donde por primera vez ejerció lo que luego se convirtió en su mayor pasión, el grooming.

Gracias al trabajo que realizaba, un día muy especial le hicieron la invitación a participar de la feria del campo colombiano AGROEXPO para hacer una muestra de peluquería canina en un stand de una reconocida marca de maquinaria y terminó siendo todo un éxito.

Esa oportunidad lo llevó a conocer a una brasilera que trabajaba con perros de exposición y que vio en él un gran talento como peluquero canino, aunque no aún no contaba con los suficientes conceptos para hacerlo correctamente. Ella ofreció capacitarlo y así fue aprendiendo más; desde ese entonces hasta el día de hoy que ya han transcurrido 15 años, trabajan juntos de la mano.

Fotografía: cortesía César Salamanca

Un nuevo camino por recorrer

El surgimiento de las redes sociales tuvo un gran impacto en la trayectoria de César Salamanca en el mundo del grooming, por medio de ellas empezó a establecer vínculos con personas del exterior que gozaban de cierto prestigio y que le dieron a conocer nuevas técnicas y mejorar aquellas que ya empleaba en su trabajo.

Fotografía: cortesía César Salamanca

Fue así como con mayor capacitación y un amplio conocimiento de la peluquería canina, este colombiano emprendió camino hacia el exterior compartiendo sus conocimientos con demás colegas. México, Brasil, Panamá, Ecuador, Argentina, Perú, Costa Rica; en resumidas cuentas, desde Tijuana hasta la Patagonia.

Con el tiempo conoció criadores de razas puras que le empezaron a facilitar ejemplares para continuar practicando y así formar su propio estilo de trabajo. Gracias a aquel conocimiento que poseía, César entró al mundo de las exposiciones y empezó a criar y presentar su raza favorita: los Poodle.

Otra de las facetas que tiene César es la de emprendedor, siempre soñó con liderar su propio negocio. Cuando renunció como empleado una nueva meta se fijó y junto con su maletín lleno de máquinas, herramientas de trabajo y mucha pasión, salía de su casa a realizar domicilios. Al cabo de un tiempo la cantidad de clientes que solicitaban sus servicios a domicilio era tan grande que ya no daba abasto y fue así como empezó a considerar la idea de abrir un punto de atención.

Luego de 3 intentos fallidos y de emprender de la mano de un socio, tomó la arriesgada decisión de emprender solo y en el 2004 la Escuela y Estética Canina Profesional César Salamanca ya era una realidad, abrió sus puertas y poco a poco fue teniendo gran acogida por sus clientes. Hoy en día se encuentra ubicada en la Carrera 20B # 75ª – 24 del barrio San Felipe y el secreto del éxito que tiene según César comenta, se debe a que antes de proceder a atender a un canino, siempre estudian muy bien su raza y se trabaja con profesionalismo.

Yo me enamoré de una de las razas que son de las más complicadas para trabajar porque es la raza más controversial por ser el icono de la peluquería. Trabajar con Poodle es complejo porque cada peluquero tiene un diferente concepto y forma de trabajar en ellos.

Relata el groomer colombiano

Triunfos

Cada experiencia que ha tenido César Salamanca lo ha llevado al punto donde se encuentra hoy en día, con su propio concepto y estilo de hacer peluquería canina que le ha dado una identidad en el gremio.

Fotografía: César Salamanca

Son muchos los triunfos que ha tenido César Salamanca en su trayectoria como groomer. Hace más de 15 años enseña a generaciones de groomers, hoy en día representa a 3 marcas a nivel mundial y es embajador para toda Latinoamérica.

Fotografía: César Salamanca

Gran parte del éxito que César Salamanca ha obtenido en su vida se lo debe a la filosofía que desde niño fue estudiando. Gracias al apoyo de su padre empezó a entrenar artes marciales y poco a poco se fue adentrando en la historia de la cultura japonesa y Samurái, con las cuales fue sintiendo gran afinidad.

Desde pequeño me he sentido identificado con la cultura japonesa e investigando descubrí la cultura Samurái la cual se rige por unas reglas que aplicadas a la vida diaria hacen de un ser humano alguien correcto.

Explica César

Aquellas reglas que menciona César Salamanca se basan en la justicia, el respeto, el amor, la honestidad, el coraje, la lealtad, etc., las cuales estudió y con el tiempo las adoptó a su vida diaria. César en definitiva es una persona muy exigente y cuando se fija una meta no descansa hasta cumplirla, claro, siempre actuando bajo dichas reglas.

Ya son 25 años lo que cumple este groomer colombiano de trabajar en la industria de la peluquería canina y aunque han sido muchos los retos que ha tenido que afrontar, su estilo único de trabajar lo ha llevado al éxito y a que su trabajo sea reconocido a nivel nacional e internacional. Es por ello que quisimos en esta edición traerles esta historia de mucha perseverancia, pues, además, su peluquería fue galardonada como la mejor de Bogotá en los Premios Pet Industry 2020.

El mayor reto que he tenido es mantenerme firme con mi criterio y mis ideales. Yo siempre he sido así, cuando tengo un sueño o una idea, me mantengo firme y lucho hasta conseguirlo.

Añade César

En definitiva, el estudio, la práctica y la perseverancia ha sido el éxito de este groomer que continúa conquistando el extranjero.

Una respuesta a “César Salamanca, embajador del grooming colombiano”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *