Clientes morosos, negocios riesgosos 

Por: Diego López 

A nadie en la industria de animales de compañía le gusta entrar en conflicto con sus clientes, sin embargo, todos los negocios necesitan ser rentables. Por eso es importante no hacerse el de la vista gorda con esos clientes que nos deben dinero de Lo contrario estamos poniendo en riesgo nuestra utilidad. 

¿En qué gastaría usted tres millones de pesos en su negocio? ¿productos, suministros, consumibles de laboratorio, pagar un salario? Piense en eso cuando sus cuentas por cobrar vayan creciendo, es dinero del que su empresa podría hacer mejor provecho que dejarlo quieto en una lista de “cuentas por cobrar”. 

Un efecto bola de nieve 

Cuando dejamos que se acumulen las cuentas por cobrar debemos ser conscientes que parte importante de ese dinero nosotros también lo debemos a otros actores de la industria como proveedores, trabajadores e incluso al Estado a través de impuestos. 

Esos costos o gastos de nuestro negocio en algunos casos son imposibles de postergar su pago o van a traer consigo algunos efectos no deseados. Hablemos de ellos: 

  • Impuestos: cada día de mora se convertirán en intereses que al final de cuentas saldrá de nuestra utilidad. Entonces un servicio del que obteníamos un margen del 30% básicamente en intereses de los impuestos nos puede dejar hasta en números rojos. 
  • Proveedores: puede que por la relación que mantengamos con los proveedores ellos sean flexibles con los pagos, pero cuando dejamos que se acumulen las cuentas por pagar de nuestros clientes inminentemente empezaremos a incumplir los pagos de los proveedores y esto es un riesgo muy alto para continuar con nuestra empresa. 
  • Salarios: Es tal vez el más sensible de todos, porque es jugar con el dinero de nuestros colaboradores. Incumplir con el pago de salarios tendrá un impacto negativo en el ambiente laboral y pasará a ser un problema que además de impactar la empresa afecte también a los hogares de muchas personas. Si esta problemática continúa podemos casi que pronosticar la desaparición del establecimiento, pues las empresas son las personas y ellas básicamente buscaran nuevos empleadores que ofrezcan más estabilidad. 
  • Otros gastos: El arriendo, los servicios públicos, agencias de diseño o publicidad, son gastos que también serán afectados al momento de acumular cuentas por cobrar a nuestros clientes y en alguna medida pondrán en riesgo el funcionamiento de nuestra empresa. 

No le tanga miedo al teléfono a la hora de cobrar, es el medio más efectivo para recibir un pago, no olvide que usted merece que se le paguen. 

Por esto hablamos de un efecto de bola de nieve, donde un par de clientes morosos se convierten en todo un problema de flujo de caja en una empresa. 

El costo del cobro jurídico 

Una de las razones por las que muchos no invierten en recuperar esa cartera de los clientes es porque el monto que adeudan “no paga ni el abogado”. Pero si esa es la situación entonces no debe seguir fiando. 

Si sabemos que nuestros deudores morosos realmente no tienen un valor muy alto por cobrar individualmente, pero si dejamos que crezcan en número de personas estamos entrando en un terreno muy riesgosos, pues no hay duda en que los gastos legales y administrativos a menudo son mayores que el monto de la deuda, la pregunta en ese caso es: ¿por qué sigue fiando? 

La falta de flujo de caja 

Es la principal causa de insolvencia empresarial. Por suerte hay muchas tácticas a seguir para recuperar el dinero que se le deben y al mismo tiempo protegerse contra los deudores incobrables. 

  1. Sea claro con los clientes: en términos generales nadie debería poder retirar de su negocio al animal de compañía, si no está a paz y salvo 
  1. Diseñe un documento legal “pagaré” con un buen abogado. Entienda muy bien como ejecutar ese documento de forma inmediata en caso de ver que el cliente está evadiendo esta obligación. 
  1. Considere tener varios métodos de pago que prácticamente no le den pie a alguna excusa por parte del cliente al momento de estar en la caja facturando. No olvide considerar los costos financieros asociados a cada método de pago, para hacer los cobros pertinentes en la tarifa total. 
  1. Tenga todo un protocolo de cobro telefónico, por correo electrónico y mensajes al teléfono, para que los clientes tomen enserio esta actividad. 
  1. En el caso de las urgencias veterinarias, sea consiente que por naturaleza son inesperadas y no están en el presupuesto de un hogar, por eso se debe ser flexible y ofrezca alternativas asequibles, pero nunca ponga en riesgo su utilidad. 

Consideraciones finales 

  • Para altos valores es prudente hacer un plan de pago a tres o seis meses, y hablar de pagos semanales. Serán cifras logrables para la familia y el pago semanal será más sano para sus finanzas. 
  • Sea sensible y respetuoso si se trata de un animal de compañía que falleció, pero no sienta culpa por querer recibir su pago. 
  • Si las deudas de los clientes llegaron a niveles incontrolables tome acciones legales urgentes, busque proveedores que ofrecen los servicios de cobro. Y si este problema llega a afectar sus obligaciones con proveedores, trabajadores y el Estado acuda a financiación para no poner en riesgo el negocio. 
  • Recuerde que la necesidad de una acción legal no debería ser la primera respuesta a los honorarios del veterinario no pagados, existen varias opciones disponibles. 

La industria de animales de compañía trata con seres vivos, pero eso en ningún momento elimina el carácter lucrativo de la actividad, no es una caridad y es vital que todos lo tengan presentes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.