¿Què hacer si su paciente muerde a una persona?

La víctima de una mordedura de su paciente, o la mascota de su cliente argumentaría daños físicos y morales que acarrearían una grave reparación económica.

Además de tener que responder por toda la cuenta del la clínica, en el mejor de los casos, el propietario de un perro que agrede a alguien se podría ver sometido a un juicio, si la víctima lleva el caso ante un juez.

Estas sanciones afectarían el patrimonio del dueño del animal, aunque es difícil establecer el monto exacto por pagar. «Depende de cada caso, pero por ejemplo si la persona es mordida en una mano y fue incapacitada por 30 días, puede exigir el pago de su salario por los días en que dejó de trabajar, además de pedir una indemnización por daños morales», afirma la abogada Kimberly Suárez, experta en temas de responsabilidad civil extracontractual.

De todas formas, lo normal es que las partes lleguen a un acuerdo antes de ir ante un juez. «La demanda en estas situaciones llega cuando el dueño del animal se opone a pagar la cuenta o dar una indemnización», agrega.

La situación más grave para el dueño de un perro agresivo es si hay daños permanentes. «Por ejemplo, una persona es mordida en la cara y necesita de cirugía de reconstrucción. El daño ahí es mucho más grave y lo peor es que eso ocurre mucho con los niños, entonces los papás van a pedir una indemnización mayor pues la cara es la carta de presentación de una persona para toda la vida y si fue mucho el daño, hay peores consecuencias para el dueño», dice la profesional.

Cuidados que debe tener con las mascotas

Para reducir el riesgo de que su paciente o mascota ataque a una persona puede seguir unas recomendaciones básicas:

  • Recomiende al propietario llevarlo siempre con su correa y bozal cuando esté en la calle.
  • Controle las vacunas de su paciente para que este siempre al día.
  • Digale a su cliente que si requiere permiso, que lo porte siempre que salga con él ya que la  Policía se lo podrá requerir.
  • Sugiera  que los niños no se acerquen mucho al animal, en especial si es un ejemplar grande y que se pone nervioso con facilidad.
  • Sepa que está prohibido que los niños tengan bajo su responsabilidad perros de razas grandes o potencialmente peligrosos.
  • Invite a los propietarios a llevar a su mascota a un control veterinario periódico

-EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.