La mayoría de los alimentos para mascotas están diseñados para ser “completos y equilibrados”, lo que significa que cada porción contiene los nutrientes que requieren los perros y gatos. Estos alimentos para mascotas se preparan con recetas elaboradas por expertos en nutrición de animales de compañía y científicos veterinarios.

Los nutrientes generalmente se pueden agrupar en cuatro categorías: proteínas, grasas, carbohidratos y vitaminas, y minerales y aminoácidos. Los investigadores veterinarios han identificado entre 42 y 48 nutrientes esenciales para gatos y perros, los cuales son proporcionados en una receta de comida para mascotas.

Carlos Cifuentes, médico veterinario y vocero de Pet Food Institute, indica que “el gramaje o la cantidad de estas sustancias depende de la especie, si es perro o gato, de la raza, la edad y, en especial, de la condición de salud; ya que en animales que tienen alteraciones físicas, estas sustancias deben variar. Lo ideal siempre es consultar con un médico veterinario para saber qué tipo de dieta se le debe dar a las mascotas. Tener un buen estado nutricional en las mascotas permite mantener una salud prolongada, un sistema inmune alerta y un funcionamiento correcto de todos los órganos”.

A continuación, Pet Food Institute explica en qué consisten estos nutrientes:

Fuentes de vitaminas y minerales:

Representan casi la mitad de los ingredientes en un alimento para mascotas. La mayoría de las vitaminas no pueden ser sintetizadas por el organismo, por lo que es absolutamente necesario obtenerlas a través de los alimentos. Las vitaminas se clasifican en liposolubles (A, D, E y K) e hidrosolubles (vitamina C y las del grupo B). En cuanto a los minerales, se han encontrado 11 que son esenciales en las raciones de perros y gatos y se dividen en dos grupos: macrominerales (calcio, magnesio, fósforo, sodio, potasio y cloro) y microminerales (hierro, cobre, selenio, zinc, yodo y manganeso).

Fuentes de proteínas y aminoácidos:

Se pueden obtener a partir de harina de subproductos de aves de corral, harina de gluten de maíz, harina de carne y huesos, y harina de soya, con alguna contribución de proteínas del maíz integral, trigo integral, cebada y arroz. En un producto húmedo las fuentes de proteínas típicas serían carnes y subproductos cárnicos, aves, subproductos avícolas, pescado y subproductos de pescado. Las fuentes de proteínas vegetales a veces se usan en alimentos húmedos, pero en menor medida.

Fuentes de carbohidratos:

Son una amplia categoría de compuestos, desde azúcares hasta almidones, oligosacáridos y celulosas. Si bien los carbohidratos no se consideran esenciales para perros y gatos, las mascotas tienen una necesidad fisiológica de carbohidratos, pues suministran glucosa para la energía celular, ahorrando así proteínas, que de lo contrario tendrían que convertirse en glucosa para otras funciones en el cuerpo.

Fuentes de ácidos grasos:

Es suministrada por grasa animal y la grasa adicional, proviene de la harina de subproductos avícolas y el maíz; cantidades más pequeñas provienen de la harina de carne y huesos, trigo, harina de soya y digestión animal. Esta mezcla proporciona una gama de ácidos grasos. Por otro lado, es importante tener en cuenta que un producto rancio es deficiente en nutrientes críticos y probablemente tiene un mal sabor o aroma que hará que la mascota rechace la comida. Los productos húmedos no necesitan conservantes porque están sellados herméticamente y el proceso de oxidación se detiene hasta que se abre el paquete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *