Los antioxidantes como mejor alternativa contra el estrés oxidativo en animales de compañía

Autor: Luis Guillermo Villa López

Director Técnico UEN Animales de Compañía, VECOL S.A. Luis.villa@vecol.com.co

Las enfermedades crónicas y las enfermedades transmisibles en los animales de compañía han sido tratadas durante años con múltiples tipos de terapias, con ellas se ha buscado obtener los mejores resultados y la estandarización del tratamiento para utilización recurrente, lo anterior, con el conocimiento que brinda la repetición de casos en la práctica clínica diaria.

Últimamente, se están utilizando en los tratamientos y terapias alternativas variadas; es el caso del uso de nutraceúticos y más específicamente, los de tipo antioxidante que han demostrado su seguridad y efectividad para la neutralización de las especies reactivas de oxígeno ROS, las cuales se producen durante la respiración celular normal y que en determinados casos se desborda su producción por desequilibrios ocasionados en presencia de enfermedades u otros factores externos. Los antioxidantes representan la opción más viable para devolver el equilibrio al organismo afectado, se pueden utilizar individualmente, o en conjunto con la medicación habitual, lo que potencia la respuesta a la terapia y disminuye el tiempo de recuperación.

Nutracéuticos y sus clasificaciones

Los nutraceúticos son sustancias que pueden estar como componentes naturales de los alimentos o adicionados a estos, pero también se pueden presentar en una matriz no alimenticia (píldoras, cápsulas, polvo, etc.), estos tienen la capacidad de fortalecer las condiciones de salud y de prevención contra las enfermedades. Estas sustancias se diferencian de los medicamentos en que éstos últimos no tienen un origen biológico natural (Anon., 2006).

Son varias las clasificaciones para los nutraceúticos, por ejemplo, de acuerdo con su naturaleza química, mecanismo de acción y origen. Los de naturaleza química incluyen proteínas, carbohidratos, lípidos y micronutrientes como minerales. En el grupo que corresponde al mecanismo de acción están los agentes antioxidantes, estos son reguladores del metabolismo lipídico, antiinflamatorios, inmunorreguladores, osteogénicos y los de actividad anticancerígena. En cuanto al origen, existen tres tipos de nutracéuticos, animal, vegetal, y mineral. (Rojas , et al., 2015).

Los nutraceúticos cuyo mecanismo de acción los clasifica como antioxidantes, son utilizados para regular el estrés oxidativo. En los organismos como un proceso permanente y normal, las células generan energía reduciendo el oxígeno molecular en agua, en una de las reacciones anexas al ciclo de Krebs denominada cadena transportadora de electrones, en el proceso, se producen pequeñas cantidades de formas reactivas de oxígeno denominadas ROS (Especies Reactivas de Oxigeno o radicales libres), parcialmente reducidas como subproductos inevitables.

Un radical libre, es una estructura química que tiene en sus orbitales externos, la falencia de uno o más electrones desapareando el orbital respectivo (Coronado, et al., 2015). Son reactivos y desencadenan la formación de más radicales libres cuando entran en contacto con otras moléculas como lípidos y proteínas de membrana celular y más internamente con el ADN nuclear.

El desequilibrio entre la producción de ROS y el sistema intrínseco antioxidante que neutraliza la producción de estos, sea por sobreproducción de los primeros que desborda la capacidad de respuesta de los segundos, o por un déficit en la producción de antioxidantes de este sistema orgánico; en cualquier caso, se genera el estrés oxidativo. Este desequilibrio conduce al daño tisular y con ello a la presentación de múltiples trastornos orgánicos como cáncer, diabetes, neurodeficiencias y otros (Rao, et al., 2011). La protección contra el estrés oxidativo puede lograrse mediante el suministro de sustancias antioxidantes, que ayudan al sistema antioxidante endógeno a combatir este desequilibrio, algunos derivados de plantas, denominados fitoquímicos, son los bioflavonoides, antocianinas, catequinas, lignanos, etc., en cuanto a las vitaminas están incluidas (C, A, E) y minerales como él (selenio, magnesio, zinc, manganeso), (Coronado, et al., 2015).

Los perros y gatos enfrentan permanentemente agresiones orgánicas generadas por enfermedades, toxinas, estrés, etc., estas desatan la producción exacerbada de ROS que estimulan mecanismos de defensa inflamatoria crónica convirtiéndose en una generadora adicional de ROS, estos radicales, finalmente logran lesionar órganos y tejidos, produciéndose daños irreparables a largo plazo, es así como se perturba el equilibrio oxidante-antioxidante. Por ello se recomienda el uso de sustancias antioxidantes exógenas, para contrarrestar estos efectos en los perros y gatos.

Bibliografía

  • Anon., 2006. Nutraceútico componente emergente para el beneficio de la salud.
    ICIDCA, 11(13), pp. 20-28.
  • Coronado, Vega, Gutierreez & et al, 2015. Antioxidantes: perspectiva actual.
    Revista Chilena de nutrición, 42(2), pp. 206-212.
  • Hamid, Aiyelaagbe, Usman & et al, 2010. Antioxidants: Its medicinal and
    pharmacological applications. African Journal of Pure and Applied Chemistry, 4(8),
    pp. 142-151.
  • Rao, Kalva, Yerramilli & et al, 2011. Free Radicals and Tissue Damage: Role of
    Antioxidants. Free Radicals and Antioxidants, 1(4), pp. 2-7.
  • Rojas , Lopera, Uribe & et al, 2015. CONSUMO DE NUTRACÉUTICOS,
    UNA ALTERNATIVA EN PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES CRÓNICAS NO
    TRANSMISIBLES. Biosalud, 14(1), pp. 91-103.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.