Dermatitis Atópica Canina, el desafío diario en la clínica

Las dermatopatías son el principal motivo de consulta en las clínicas veterinarias y, dentro de ellas, la Dermatitis Atópica Canina (DAC) es la más frecuente.

Se estima que 1 de cada 10 perros padece algún grado de dermatitis atópica¹.

La alta prevalencia de la enfermedad; el hecho de que es crónica y la tenencia, cada vez mayor, de razas predispuestas son factores que en conjunto hacen de la DAC un auténtico desafío en la clínica y, a la vez, una oportunidad. Comprender la enfermedad, diagnosticarla y abordarla de manera estratégica, es el camino más acertado para mejorar la calidad de vida y satisfacción de numerosos pacientes y sus propietarios.

Características únicas de la enfermedad

La DAC es una enfermedad crónica y recidivante, inflamatoria, alérgica, genéticamente programada y con características clínicas particulares². Sin embargo, aunque la predisposición genética es determinante en la manifestación de la enfermedad, un nuevo paradigma³ establece que la alteración de la barrera cutánea (BC) es clave al momento de entender la patogenia. El daño en la epidermis facilita el ingreso de alérgenos, incrementa la inflamación y el rascado, estableciendo un círculo vicioso, que destruye justamente su rol de “barrera”. Ya sea que la BC se encuentre alterada por causas genéticas (ceramidas anormales o escasas, proteínas defectuosas, etc.) o por el rascado crónico, la consecuencia es una sola: se perpetúan y empeoran los síntomas.

El diagnóstico es clínico

Al descartar otras causas de prurito (ectoparásitos, infecciones y otras causas de alergia) junto con la historia del paciente, se llega al diagnóstico de DAC.

De acuerdo con los Criterios de Favrot⁴, si un paciente cumple con 5 de los siguientes criterios, tiene un 85% de probabilidades de ser atópico, a saber:

  1. Inicio de los signos antes de los 3 años de edad.
  2. Perro que vive principalmente dentro del hogar.
  3. Prurito que responde a los glucocorticoides.
  4. Prurito previo a las lesiones.
  5. Miembros anteriores afectados.
  6. Pabellones auriculares afectados.
  7. Márgenes auriculares no afectados.
  8. Área dorsolumbar no afectada.

Pruebas serológicas o intradérmicas son complementarias, pero no deben implementarse para el diagnóstico inicial5.

Abordaje terapéutico

El objetivo estará orientado a ganar cada “batalla” y prevenir la siguiente. Para ello, la terapéutica debe ser, al mismo tiempo, multimodal, integrando diversas estrategias y dinámica, donde dichas estrategias pueden ir variando a lo largo del tratamiento, según las necesidades de cada paciente. Los pilares son:

  1. Correcta comunicación con el responsable del paciente, a fin de que comprenda las particularidades de la enfermedad y la importancia del tratamiento.
  2. Restauradores de barrera cutánea: terapia tópica hipoalergénica e hidratante. Los productos de la línea LABYDERM®, especialmente desarrollados para pacientes atópicos, se recomiendan tanto en momentos de “brotes”, como para el manejo preventivo de los mismos.
  3. Control del prurito: corticoides o inmunomoduladores para contrarrestar la inflamación y el rascado.
  4. Control de los oportunistas, vía terapia tópica o sistémica, según necesidad.
  5. Adecuación nutricional, ya que muchos perros atópicos, son alérgicos a su vez a alguna proteína de la dieta.
  6. Terapia alergeno-específica: cuando las medidas anteriores no resultan suficientes para el control de la enfermedad o no es posible llevarlas a cabo.

La menor frecuencia de episodios de reagudización (“brotes”), la menor necesidad de tratamientos sistémicos y la mejor calidad de vida tanto del paciente, serán los indicadores de éxito en el tratamiento definido para cada caso.

Fuente LABYES.

Referencias.

¹Hillier A, Griffin CE. The ACVD task force on canine atopic dermatitis (X): is there a relationship between canine atopic dermatitis and cutaneous adverse food reactions. Veterinary Immunology Immunopathology 81, 227-231, 2001

²Olivry T (Ed.). The American College of Veterinary Dermatology Task Force on Canine Atopic Dermatitis. Veterinary Immunology Immunopathology Special Issue, Vol 81, 2001.

³Marsella R & Samuelson D. Unraveling the skin barrier: a new paradigm for atopic dermatitis and house dust mites. Veterinary Dermatology 20, 533-540, 2009

⁴Favrot C, Steffan J, Seewald W et al. A prospective study on the clinical features of chronic canine atopic dermatitis and its diagnosis. Veterinary Dermatology 2010; 21: 23–30

5Hillier A, DeBoer DJ. The ACVD task force on canine atopic dermatitis (XVII): Intradermal testing. Veterinary Immunology and Immunopathology 2001; 81: 289–304.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *