Carlos Sanabria, del nombre a la marca

Profesional y visionario son las palabras que describen a Carlos Sanabria, un santandereano que encontró el éxito en la peluquería canina. Quisimos hablar él para conocer su historia, pues con el pasar del tiempo se ha ido convirtiendo en un gran referente del grooming en Colombia. Por: Tatiana Bahamón Méndez

San Gil Santander fue la tierra que lo vio crecer junto a su familia y por supuesto, aquella que le dio grandes alegrías. Allí empezó sus estudios como electricista y a su vez, las prácticas en un almacén eléctrico, sin embargo, sin imaginarlo su vida cambió de rumbo de un momento a otro. Dejó de hacer sus prácticas en el almacén y el dueño de aquel negocio lo recomendó con su hijo, un médico veterinario quien requería el apoyo de una persona en su veterinaria, la cual se encontraba ubicada en la capital.

Con la maleta llena de entusiasmo de enfrentarse a una nueva oportunidad, el santandereano partió hacia Bogotá donde empezaría un nuevo recorrido. Al poco tiempo de estar trabajando en la veterinaria, quedó libre una vacante para un peluquero canino y con el apoyo del dueño de la veterinaria, empezó a capacitarse para brindar una buena atención a sus pacientes en su nuevo cargo y experiencia como peluquero.

Desde aquel momento (el 26 de marzo de 1996 para ser exactos), en el que realizó su primer curso de peluquería canina, fue forjando su camino que, aunque mucho esfuerzo ha requerido, con la pasión que le inyecta a su trabajo, todo ha valido la pena. Después de su primer experiencia que se convirtió en 5 años de aprendizaje de estética canina, viajó hacia su tierra natal y trabajó durante otros 5 años en Mi Corral como vendedor de mostrador y peluquero, y posteriormente laboró en Protabaco.

De un anhelo al emprendimiento

En el año 2007 decidió partir hacia la arenosa – Barranquilla, donde tuvo la oportunidad de trabajar durante 6 años en peluquería canina. En esta misma ciudad que le abrió sus puertas, se casó con Maryelis Arrieta quien a partir de ese momento se convirtió en su fiel cómplice.

En la curramba y con su esposa, su gran apoyo, para el año 2013 decidió renunciar a su actual empleo y empezar a trabajar en su propio sueño, su negocio de estética canina. En junio de dicho año renunció y en agosto junto con su esposa empezó a poner en marcha lo que desde hacía un tiempo llevaban anhelando.

Brindar un servicio de estética de calidad para las mascotas, tener mejores ingresos y mayor tiempo para compartir en familia, fueron los principales motivos que los impulsaron a emprender. “Estética Canina Carlos Sanabria” fue el nombre que recibió el emprendimiento de la pareja de esposos y por primera vez abrió sus puertas en la ciudad de barranquilla en un pequeño local donde empezaron a dar a conocer su trabajo.

“Fueron alrededor de 2 – 3 meses difíciles al abrir, pues teníamos que empezar a darnos a conocer por los clientes” relata Carlos Sanabria.

Después de aquellos 3 meses difíciles que tanto recuerda Carlos Sanabria, poco a poco fue recibiendo una gran acogida por parte de los clientes, tanto así que muchas noches llegaba a su casa de trabajar a las once de la noche. Dos años después encontró una casa en el sector y para su fortuna era tal cual como la había imaginado con su esposa; en ella podrían vivir e instalar la estética canina. Con mucho esfuerzo y haciendo una gran trabajo lograron mudarse a aquel lugar, lo cual en palabras de Carlos “les cambió totalmente el panorama”, pues de esta manera consiguieron lo que querían: trabajar sin sacrificar el tiempo en familia.

Actualmente la Estética Canina Carlos Sanabria cuenta con el apoyo de tres trabajadores, además de su esposa y su hijo mayor que lo apoya desde la recepción.

“Aunque el camino de ser independiente ha tenido momentos difíciles, poco a poco hemos ido obteniendo los frutos. Empezamos con un local pequeño y hoy en día estamos en uno más grande y atendemos alrededor de 600 servicios al mes” Señala Carlos Sanabria.

La capacitación es primero

Uno de los pilares fundamentales para Carlos Sanabria es la capacitación, pues asegura que el ser groomer requiere de constante actualización para siempre brindar un excelente servicio y dejar más que satisfechos a los clientes.

Es por eso que desde el 2012 él junto con un grupo de amigos decidieron ingeniárselas para traer a Colombia expertos en peluquería canina que pusieran a su disposición sus conocimientos y así poder evolucionar en conjunto. En barranquilla se llevaron a cabo 8 seminarios que, en definitiva, fomentaron la formación de los peluqueros caninos.

Gracias a la capacitación tal como lo señala Carlos Sanabria, ha logrado cierto reconocimiento en el gremio por su manera de trabajar. Una de las cosas que más aspira en este momento y que va de la mano con la capacitación, es poder participar en una exposición del Club Canino Colombiano.

Hoy por hoy el santandereano Carlos Sanabria cumple 13 años de vivir en Barranquilla, hecho que agradece, pues aquella ciudad grandes cosas le ha brindado y lo ha visto triunfar en lo que más ama, la peluquería canina.

“Yo siempre he dicho que el éxito de la peluquería es tenerles paciencia a las mascotas, cogerle amor y pasión al trabajo y estar en constante capacitación concluye” Sanabria.

El gran resultado de toda esta travesía que hemos relatado a través del desarrollo personal y profesional de Carlos Sanabria, es que su nombre se ha ido convirtiendo en una marca con alto reconocimiento en la peluquería canina profesional del país. Es por ello que queremos destacarlo, pues además de ser ganador de los Premios Pet Industry como mejor peluquería canina en la región caribe, también es un ejemplo de tenacidad y emprendimiento para los nuevos groomers colombianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *