Como hemos hablado en varias entregas, las redes sociales son una gran herramienta para amplificar el alcance de tus contenidos, sin embargo, es un espacio arrendado del cual nunca seremos dueños, todos los usuarios que allí aparecen como “seguidores” nuestros realmente son usuarios de un portal. Por eso lo mejor que se puede hacer es tener una página web propia y cargar contenido propio.

Contenido fresco

Muchos de ustedes puede que ya tengan su página web funcionando, pero hágase una pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que desempolvaron el sitio web y actualizaron sus contenidos?

Recordemos: el trabajo de un buscador es entregar a los usuarios el contenido más relevante de acuerdo con las palabras claves con las que realizan la búsqueda.

Dentro de las tantas variables que incluyen los algoritmos de los buscadores está lo “fresco” que sea el contenido. Por eso es importante no solo generar un gran volumen de nuevos contenidos sino además actualizar los antiguos.

Ese último punto, refrescar los contenidos, puede ser un trabajo subestimado pero de gran valor para el posicionamiento en buscadores.

No podemos hablar de una frecuencia estándar para actualizar el contenido, pero artículos que lleven muchos años sin una adecuada actualización pueden ir pasando a las últimas páginas de los resultados de búsqueda.

Hablar de revisar el contenido cada seis meses creo que puede darle a la página web una gran ventaja sobre otros jugadores del mercado.

No podemos dejar a un lado de las actualizaciones a las páginas estáticas como:

  • Servicios.
  • Sobre nosotros.
  • Contáctenos.
  • Nuestras Sedes.

Muchas de ellas gozan de buena reputación en los buscadores y hacerle pequeñas adiciones o mejoras serán vistas positivamente por los algoritmos de los buscadores y las mantendrán vigentes.

La auditoría de SEO

Hablar de SEO puede intimidar porque es de esos términos que los “consultores” usan en algunos casos para aparentar que saben, pero esta es una tarea que cualquier persona puede llevar acabo de manera intuitiva y con paciencia. Veamos a continuación los componentes clave que debes tener en cuenta durante esa auditoría:

Palabras clave: Son las palabras y frases importantes por las que desea clasificar, que deben distribuirse naturalmente en todo su contenido.

Velocidad de página: La rapidez con la que carga la página tiene un gran impacto en el posicionamiento en buscadores. Por eso es recomendable comprimir muy bien las imágenes y, si se utilizó el que se consideró el mejor CMS para páginas de contenido como WordPress, se debe revisar muy bien que tenga un complemento de almacenamiento en caché activado.

Optimización móvil: Según algunas estimaciones, los dispositivos móviles como los teléfonos inteligentes y las tabletas representan hasta la mitad de todo el tráfico de Internet. Si el sitio web no está optimizado para dispositivos móviles, Google lo penalizará rápidamente.

Vínculos rotos: Muchas veces hemos tenido muchos administradores de nuestra página web y dejan por ahí enlaces rotos o noticias que ya no están disponibles, esto para un buscador es mal visto.

SSL: Secure Sockets Layer, habilitar SSL en tu sitio web lo hará más seguro para los usuarios, se verá más profesional y mejorará el SEO.

Rich media

Es un término que se utiliza para el contenido como video, audio e imágenes. A Google le gustan las páginas que tienen una variedad de estos elementos, porque tienden a mejorar la experiencia del usuario.

Te recomendamos que cuando actualices tu contenido, consideres si existe una mejor manera de organizar la información que estás presentando. Puedes eliminar información antigua y agregar texto, videos e imágenes nuevas.

Asegúrate de utilizar subtítulos y dividir el contenido en pedacitos para facilitar su lectura.

¿Cuánto escribir?

Existen muchas guías para esto, pero en este punto es mejor no ponerse una camisa de fuerza. La longitud adecuada de un artículo en un blog debe ser la necesaria para desarrollar el tema correctamente.

Hay expertos que sugieren no más de 500 palabras y otros hablan de incluso 1200 palabras. Sobre esto se ha evidenciado como las publicaciones de blog más detalladas y largas brindan contenido en profundidad realmente valioso para el usuario que está buscando información. Después de todo, tu audiencia requerirá información relevante para el cuidado de sus mascotas.

Si vas a optar por publicaciones largas entonces tendrás que ser muy bueno dividiendo el tema y utilizando imágenes y videos para que la lectura sea amena.

Truco: Revisa lo que hace tu competencia, especialmente si tienen mejor posicionamiento en buscadores. Revisa lo que hacen bien y luego hazlo mejor.

Agrega una introducción clara

Cuando escribas un tema debes dejar a un lado tu posición como experto del tema y redactar una introducción clara y hecha para principiantes en el tema. El primer párrafo de tus artículos es donde captas la atención de tus lectores y les das una razón para seguir leyendo hasta el final. Además en este punto es recomendado utilizar las palabras clave del trabajo de SEO que has hecho.

No olvidar la metadescripción

Las metadescripciones son muy importantes para Google, pues esta información aparecerá en los resultados de búsqueda debajo de su título. Así será como los usuarios decidirán si hacen clic en el enlace. La metadescripción debe tener entre 150 y 160 caracteres de longitud.

Para pensar en la correcta formulación de la metadescripción pregúntate: ¿Qué buscan realmente las personas cuando investigan sobre esta patología? La respuesta que obtengas será el insumo para una excelente metadescripción.

Densidad y frecuencia de palabras claves

La frecuencia de las palabras claves es un simple recuento de la cantidad de veces que se encuentra una palabra clave en un artículo.

Antes este factor tenía un impacto muy importante para determinar la clasificación de tu página, pero algunas personas conscientes de esto desarrollaron la mala práctica de incluir muchas veces las palabras claves sin sentido y las actualizaciones recientes de Google han puesto más énfasis en otros factores, incluida la longitud de su contenido y la frecuencia con la que se actualiza la web.

Por lo anterior, es importante aclarar que el relleno de palabras claves lo penalizará Google. Si la densidad de palabras claves es superior al 5,5%, deberás revisar tu artículo y reducir el recuento de estas para lograr una proporción más baja. Para esto existe varias herramientas en línea.

La conclusión es clave

Este último punto es más pensando en tus visitantes que en Google, pero de todas formas a largo plazo generará grandes resultados en tu blog. Recuerda que escribiste tu publicación por una razón. Quieres que tu audiencia haga algo, y esta es la parte de tu publicación cuando les dejas ese mensaje.

Ese llamado a la acción final depende de tu objetivo al momento de escribir el artículo, por ejemplo: que pidan una cita, que te escriban vía WhatsApp, etc.

Espero que estos consejos sean de utilidad a la hora de robustecer tus tácticas de marketing digital. El SEO a veces es tratado como si fuera ciencia de cohetes, pero la verdad es que se trata más de una disciplina a la hora de publicar los contenidos en tu página web y hacerles un buen mantenimiento. Te deseo muchos éxitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *