¿Cómo ser un colaborador atractivo?

Por: Johanna M. Forero

En los últimos años, las demandas del mundo laboral se han transformado. Hoy por hoy es importante pensar ¿Cómo puedo ser lo que una compañía necesita? Para ser un colaborador atractivo deberás contar con dos cualidades importantes: tus habilidades personales y la proyección de tu imagen personal – profesional. 

Los perfiles profesionales ya no son valorados únicamente por los conocimientos técnicos, sino que ahora factores como la comunicación efectiva, liderazgo, gestión de equipos, creatividad, adaptabilidad, resiliencia, entre otros; están ayudando a marcar la diferencia dentro de las compañías.  

Por este motivo, te invitamos a profundizar en estos dos aspectos muy importantes a tener en cuenta para ser más atractivo en el mundo laboral: 

1. Habilidades o soft skills

Las habilidades personales son aquellas que impulsan la inteligencia emocional. También llamadas habilidades blandas, transversales o socioemocionales, enfocadas en desarrollar ciertos valores y rasgos que fomentan la comunicación y la relación efectiva de una persona con aquellas que le rodean. 

Foto: Canva

Si bien en el ámbito laboral, las habilidades «duras» se pueden aprender y son necesarias para realizar las actividades correctamente; las habilidades blandas son muy importantes, ya que corresponden a los atributos personales que ayudan a las personas a interactuar eficazmente con otras. 
El estudio realizado por LinkedIn a 291 directores de recursos humanos de Estados Unidos, concluyó que para los reclutadores es fácil encontrar a personas con conocimientos y habilidades en sus áreas de conocimiento, pero es difícil encontrar a personas con las habilidades blandas o socioemocionales necesarias para sus puestos laborales. 

Así mismo, una investigación de la Universidad de Harvard deja en evidencia que el 85% del éxito en el desempeño de un profesional, se debe al buen desarrollo de sus habilidades blandas y personales. 

En una entrevista que Universia Argentina realizó al Manager de Randstad, Nicolás Bottcher, este comentó que “si bien son habilidades innatas, cualquier persona puede desarrollarlas”. 

Para ser una persona valiosa dentro de una compañía, el colaborador debe ocuparse de desarrollar sus habilidades blandas o humanas. 

A continuación, te invitamos a conocer cuáles son las 13 habilidades blandas más demandadas por los empleadores en el 2020, según LinkedIn y el Foro Económico Mundial:  

  • Adaptabilidad al cambio.  
  • Comunicación efectiva. 
  • Pensamiento crítico. 
  • Inteligencia emocional. 
  • Creatividad.  
  • Persuasión. 
  • Colaboración.  
  • Solución de problemas con asertividad. 
  • Liderazgo. 
  • Trabajo en equipo (Coordinación con otros). 
  • Toma de decisiones. 
  • Orientación al logro. 
  • Conexión cultural (conciencia o inteligencia cultural).  

2.La imagen personal-profesional

Es nuestra carta de presentación, sin duda es el mejor argumento para causar una buena primera impresión y mantenerla. La imagen personal es el contenido de lo que somos, es como podemos reflejar de manera más contundente todo lo que llevamos dentro; la personalidad, el carácter, la confianza, las emociones y hasta las ambiciones que tenemos como profesionales.   

La interacción por cualquier medio con una persona puede afianzar o no la confianza con su interlocutor.  Por eso, en pocos segundos, dependiendo de nuestra presentación, postura, tono de voz, indumentaria, ademanes y gestos; los clientes, jefes y colaboradores pueden hacerse una idea de nuestra autoconfianza y personalidad, de quiénes somos y cuánto nos importa el trabajo. 

En el mundo actual, independiente de los cambios, es importante tener una imagen que proyecte seguridad.  La imagen que los demás se formen de nosotros, a partir de una primera impresión, es la que generalmente permanece y la que nos abre o cierra las puertas hacia nuevas oportunidades. Debemos organizarnos de modo que mostremos respeto por nuestra persona, profesión u oficio y respeto por el cargo en la compañía a la que pertenecemos o lideramos.  

Las competencias educativas, las habilidades blandas y la experiencia laboral, deben ser congruentes con la proyección física.  

La presentación incluye detalles perceptibles a simple vista como lo son:   

  • El vestuario o uniforme: Deberá ser acorde a las funciones que se desempeñen y seguir los lineamientos de la compañía. 
  • Ropa planchada y limpia.  
  • Aseo corporal y oral.  
  • Barba bien definida y debidamente cortada.  
  • Peinado corte y cuidado del cabello. 
  • Cuidado de las manos, teniendo las uñas siempre arregladas. 
  • Zapatos limpios y adecuados. 

Nadie debería escatimar en el cuidado de estos dos aspectos mencionados anteriormente; ni emprendedores con escasos recursos, ni quienes hacen parte de compañías con amplios presupuestos. Pues son tan importantes, que dejarlos para el final podría sentenciar una carrera prometedora y llena de oportunidades, debido a que no se empezó por el principio: el desarrollo de las Soft skills y la marca personal. 

“La gestión profesional de la imagen y el desarrollo de las habilidades socio emocionales son un requisito y además un reto de primer orden, para competir en los mercados actuales” 

Sobre el autor

Médico Veterinario ULS

Visitador Médico Profesional UB

Dipl. Coaching Ejecutivo 4.0 UDLS

CEO-Representante legal

VETRANING S.A.S

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.