Características de los equipos veterinarios de alto rendimiento  

Por:  Dra. Johanna Forero   

Cuando hablamos de equipo hacemos referencia a un grupo de personas, con algunas habilidades técnicas. Cada uno con sus responsabilidades y con unas labores o tareas bien definidas, guiados por un líder que conduce y a la vez hace cumplir ciertas reglas y que los llevará a orientar sus esfuerzos en un mismo sentido o una meta clara como objetivo principal.  

Pero hay claras diferencias entre lo que es el trabajo en equipo y el equipo de trabajo

  Por su parte, el trabajo en equipo está más relacionado con los procedimientos, técnicas y estrategias que utiliza un grupo determinado de personas. Mientras que el equipo de trabajo involucra a un grupo humano con habilidades blandas y técnicas desarrolladas o en proceso de desarrollo.  

También existen claras diferencias entre trabajar en equipo y trabajar en grupo

El trabajo en grupo está diseñado para conseguir objetivos individuales propuestos que se juntan en determinadas situaciones para cumplir fines particulares.  El trabajo en equipo, por el contrario, contempla adicionalmente metas específicas, que conducen a un objetivo global. Podemos decir que trabajar en grupo es relativamente fácil, en cambio en equipo, es mucho más difícil, pues debe considerarse el hecho de coordinar funciones desempeñadas por personas con diferencias de diversas índoles, encaminadas a hacerlo y relacionadas de manera formal en pro de conseguir un objetivo central. 

Antiguamente, estábamos insertos en un mundo con una economía de mercado cerrada, por ende, todas las organizaciones también lo eran, se basaban mucho en el principio de administración “Dividiendo el trabajo” según la especialización de los trabajadores. Los trabajadores se enfocaban en realizar funciones independientes sin saber lo que se efectuaba en el resto de la empresa y por lo mismo, donde nadie se colabora con nadie.  

Hoy en día, nuestros mercados se vuelven cada vez más globalizados, más abiertos, lo que ha generado dentro de las compañías que los trabajadores sean mejor preparados y por ende multidisciplinarios, al igual que los cargos, en busca de ser más eficientes y felices. En síntesis, se ha debido pasar de un trabajo individualista a uno en equipo. En estas empresas es frecuente ver, cómo los gerentes o administradores, citan a su personal para que en conjunto piensen en nuevas estrategias y nuevas formas de solucionar problemas.  

¿Y cómo lo hacen los equipos de alto rendimiento? 

Los equipos de alto rendimiento, son grupos de trabajo diseñados para alcanzar la excelencia en los diferentes ámbitos de la actividad de una empresa. Están compuestos por colaboradores con una notable capacidad para trabajar en equipo y al mismo tiempo, asumir responsabilidades específicas sin necesidad de una supervisión estricta. También suelen contar con líderes motivadores y con una visión clara de lo que se espera conseguir.  

Se caracterizan además por tener: 

1. Multidisciplinariedad

Cada miembro del grupo de alto rendimiento está altamente especializado en uno o varios aspectos en concreto de la actividad de la empresa. La variedad de perfiles imprime un carácter multidisciplinar al equipo que es capaz de enfrentarse a situaciones muy variadas con altas posibilidades de éxito.  

2. Liderazgo sólido, pero con autonomía para el equipo

Podría pensarse que un equipo de alto rendimiento no debe tener un líder. La realidad es que la figura del líder no debe desaparecer, pero se asemeja más bien a la de un coordinador general, que debe asegurarse de que el trabajo de cada colaborador se adecúe a los objetivos. El liderazgo de carácter participativo, también debe servir para motivar al resto de miembros del grupo. Sea como sea, la autonomía del equipo debe garantizarse, puesto que es la mejor forma de que aflore el talento. 

3. Solidaridad y complementariedad

Sus integrantes deben colaborar de manera estrecha y prestarse ayuda en casos de necesidad. Estos profesionales han de sentirse respaldados por el resto del equipo, recordando que no están solos. Confían en los otros y están dispuestos a compartir sus conocimientos y experiencias a fin de mejorar los resultados. 

4. Trabajo en base a objetivos claros

Conocen claramente la meta a corto mediano y largo plazo. 

5. Eficacia, eficiencia y refuerzo positivo

Evidentemente, la creación de un equipo de alto rendimiento lleva implícita la búsqueda de mayores niveles de eficacia y eficiencia en el trabajo. Cumplen el calendario previsto, se esfuerzan por conseguir resultados positivos y tratan de hacerlo consumiendo los menores recursos posibles. Los integrantes del equipo son capaces de aplicar técnicas de refuerzo positivo. Y lo más importante es que los logros individuales se celebran siempre como una consecución grupal.  

Fácil definirlo…Difícil crearlo 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.