Fotografía: Alexander Peña Bernal

Laureano Rodríguez Beltrán, es un Médico Veterinario, de ancestro boyacense quien ha residido en Bogotá toda su vida, ciudad en la cual se ha formado tanto personal como profesionalmente.

El Doctor, como muchas personas, ha ejercido su profesión de manera independiente desde que culminó sus estudios en la Universidad Nacional de Colombia en el año 1975 y que, desde ese entonces, optó por dedicarse a la medicina de animales de compañía.

Laureano, hace parte de los profesionales reconocidos por la industria como líder de opinión y el maestro de la dermatología. Además es considerado un referente, no solo en Colombia sino en Latinoamérica, en cuanto a dermatología se trata, pues cuando en el país no existía ningún profesional dedicado a esta especialidad, él tomo la batuta.

Cuando culminó sus estudios, se dedicó a la medicina general e interna durante 13 años, los cuales le permitieron ver la alta incidencia del padecimiento de enfermedades dermatológicas que, en ese entonces, como él lo afirma, no había quién las tratara. Su reconocido prestigio en la dermatología, lo logró con neta formación autodidacta, profunda dedicación y estudio permanente del área, que ejerce y denomina con sustentada justificación: “La especialidad de especialidades”.

Dermatología, la especialidad de especialidades

Aunque los conocimientos de Laureano en la especialidad de dermatología eran básicos, visualizó la importancia y el crecimiento de las enfermedades dermatológicas en caninos y felinos, lo que finalmente lo llevó a estudiarla sin pausa, con la convicción y certeza que esa sería la especialidad a la que dedicaría el resto de su vida profesional y la cual se convertiría en su razonada pasión.

Este maestro de la dermatología comenta que cuando se tituló como profesional en Medicina Veterinaria, nadie tenía una visión clara de lo que era la dermatología, pero que después de observar a sus pacientes de una forma integral desde la Medicina Interna, se dio cuenta que cada día era más notoria y más necesaria la presencia de especialistas.

Laureano Rodríguez lleva algo más 43 años de ejercicio profesional de los cuales 30 han sido dedicados exclusivamente a la dermatología canina y felina. Según él, la dermatológica es la casuística más alta en las clínicas, consultorios y hospitales veterinarios del mundo; 7 de cada 10 pacientes que son presentados al médico poseen directamente un problema dermatológico.

¨Muchas enfermedades dermatológicas de perros y gatos son crónicas, al igual que ocurre en humanos, son controlables, pero no curables hasta el día de hoy; eso hace que los pacientes deban ser tratados en condiciones muy especiales, con terapias de largo plazo y con modificaciones de sus condiciones de vida¨ asiente Laureano.

3 razones frecuentes por las cuales los propietarios consultan a un dermatólogo

1. Se rascan con intensidad.
2. Se autolesionan.
3. Adquieren mal olor.

¨Para minimizar la intensidad de esas 3 razones, se deben implementar medidas preventivas adecuadas, tales como mantenerlos en muy buen estado general, con excelentes condiciones higiénicas y brindarles la mejor alimentación para lograr una correcta nutrición¨ aconseja Laureano.

A Laureano, la pasión por su profesión se le nota al hablar, pues el respeto que profesa por los animales es tan grande que les brinda lo mejor de su conocimiento y tal como él lo expresa, procura además de ser un buen Médico frente a su paciente, ser un mejor informador para transmitirle los conceptos de diagnóstico y pronóstico a sus propietarios de una forma eficaz.

Además, asegura que la dermatología en su vida profesional lo significa todo, su trabajo es sinónimo de diversión, le da gracias a Dios y a la vida, pues le permitieron: “laborar en lo que ama”, lo que hace, a través del ejercicio de la especialidad a la cual ha dedicado 30 años de su existencia, siente además que le ha aportado a la sociedad en gran medida.

“Si volviese a nacer, volvería a elegir ser Médico Veterinario de animales de compañía y sin duda alguna, me dedicaría a la dermatología¨.

Un romántico empedernido

Este apasionado por la Medicina Veterinaria vive su vida al lado de su esposa María Consuelo con quien se casó hace 43 años, quien ha sido su compañera y permanente apoyo, y como fruto de ese amor, nacieron sus tres hijos, dos mujeres y un varón: Ma. Carolina, Ma. Margarita y Edgar Laureano, quienes en la actualidad tienen sus hogares y viven de manera independiente. Laureano, con una leve sonrisa habla sobre sus tres nietos, María Sofía de 12 años, Felipe Andrés de 6 años y la pequeña Emilia, recién nacida; definiéndose como un abuelo consentidor, asegurando que son un premio que Dios les ha concedido a él y a su esposa. De las cosas que Laureano más disfruta aparte de compartir con su familia es leer, actividad a la cual dedica mucho tiempo, primordialmente a los textos y libros académicos, pero sin ser monotemático le cautivan los libros de historia y obras de tinte novelesco.

Dicen que, a través de los gustos musicales, se puede conocer a una persona y es que en el caso del Doctor Laureano podría pasar, su música preferida es la del género romántico y, por ende, la música de son tranquilo, acorde con la mesura de su carácter.

Ama a su familia, quiere profundamente a sus amigos y respeta a sus pacientes.

“Yo en esencia soy un romántico y un sentimental empedernido” comenta entre risas.

Conocimiento y vigencia

Laureano Rodríguez, más conocido como el pionero de la dermatología, asegura que ha dedicado su vida al mejor estar de la profesión, pues ha aportado siempre en el ámbito académico, como docente universitario de pregrado inicialmente, luego en los cursos de posgrado, especialización y maestría en diferentes universidades privadas y públicas, y en el gremial por su extensa trayectoria es actualmente y desde 1996 el presidente honorario de VEPA Colombia, es además el expresidente fundador de la Asociación Colombiana de Dermatología Veterinaria – ACDV (2016 – 2018), es actualmente el presidente de la Sociedad Latinoamericana de Dermatología Veterinaria (2018 – 2022), siempre gestionando la educación continua y la actualización de los agremiados, inmensa y extensa labor, buscando el mejor posicionamiento de la Medicina Veterinaria y la expansión de la dermatología; es por ello, que a sus 43 años de ejercicio profesional, sigue estudiando de igual forma como lo hizo desde que inició su camino en la medicina, lo que de gran manera ha contribuido a que continúe vigente a través de los años.

“En medicina quien no estudia y quien no se actualiza, pierde vigencia” asegura.

El gran reto de la dermatología según el Doctor Laureano es estar permanentemente actualizado porque la medicina avanza vertiginosamente y la principal responsabilidad que tiene, es la social, dar cada día un mejor servicio, y por ende, buscar una solución a la diada pacientepropietario(s) y ofrecerla cada día con idoneidad.

Así mismo, Laureano le da un consejo de la mejor manera que él lo sabe hacer, con aforismos. “Quien al mejor árbol se arrima, mejor sombra lo cobija¨ pues según él, hay que tener un buen maestro y si se tiene el potencial y se hace con voluntad, seguramente con dedicación y disciplina, conseguirá superarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí