Según la información compartida por la Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios VEPA Colombia, toda aquella condición clínica que supone un riesgo inmediato o de corto plazo y que es causada por la inadecuada movilidad del oxigeno o el dióxido de carbono en el organismo, debería ser considerada como una emergencia o una urgencia ventilatoria.

De esa manera, se da claridad en que las alteraciones de la caja torácica o de las vías aéreas (pe. perforaciones, cuerpos extraños o broncoconstricción); alteraciones en el transporte (pe. anemia o hipoperfusión), la difusión (pe. presencia de otros gases como monóxido de carbono) o la utilización inadecuada del oxigeno por parte de las células (pe. sepsis) constrituyen la génesis de la hipoxemia. De igual manera, aquellas condiciones que no permitan una adecuada eliminación del dióxido de carbono (pe. hipoventilación) conducen a la presencia de insuficiencia ventilatoria y suponen por lo tanto un riesgo para la vida, por lo que en el común de los casos se establecen mayoritariamente como condiciones de emergencia.

Por otra parte, se hace énfasis en que entre las emergencias y las urgencias respiratorias más prevalentes en la práctica clínica asistencial de pequeñas especies animales, se encuentran en su origen el edema agudo de pulmón (pe. de origen cardiogénico o no cardigénico), la ocupación pleural (pe. líquidos , aire o vísceras), la contusión pulmonar , la neumonía, la obstrucción de las vías aéreas y el tromboembolismo pulmonar; las cuales y dependiendo de su causal, podrían conducir a una condición clínica sumamente delicada reconocida como distrés respiratrio agudo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *