Por: César Hernán Calad Enríquez. MV. UDCA Esp. Medicina interna de pequeños animales. Posgrado en dermatología. Líder de opinión en dermatologia Docente posgrado UDCA.

Sabemos que nosotros tenemos un objetivo claro y es dar bienestar y salud a la mascota en pro del ser humano.

La importancia del médico veterinario hoy en día hablando de su responsabilidad frente a las mascotas domésticas y el propietario son de prioridad y relevancia. En la consulta general diaria por lo que más puede visitar el propietario de mascota al médico veterinario es por el control habitual de vacunas, pulgas, garrapatas y parásitos internos. Parece tan trivial poder tomar la decisión de un sin número de medicamentos y vacunas para el uso de este propósito y ampliarle al dueño de mascota el por qué se deben realizar estas prácticas preventivas.

La medicina veterinaria cura a la humanidad

La medicina interna y la salud publica hoy en día, y como el principal objetivo del médico veterinario, van dirigidas a la mascota y al propietario. Esto quiere decir que de nosotros dependen esa armonía entre las enfermedades que puedan presentar los animales domésticos versus las zoonosis.

Las enfermedades que aquejan a caninos y felinos y los vectores trasmisores de algunas entidades que parasitan (que se encuentran en el perro o gato) y que afectan al ser humano, son parte del diagnóstico del médico veterinario en la consulta.

Esa frase conocida dicha por uno de los más importantes químicos y bacteriólogo el señor Louis Pasteur, “La medicina cura al hombre, la medicina veterinaria cura la humanidad” es una frase certera y que nos deja un compromiso muy grande en nuestra consulta diaria

Colombia tiene muchos vectores trasmisores de enfermedades por poseer variedad pisos térmicos, la facilidad del transporte tanto de mascotas y sus tenedores de zonas cálidas a pisos fríos hacen que estos vectores lleguen a zonas donde nunca habían llegado como el caso de las garrapatas. Por eso, algunas enfermedades han empezado a aparecer y a reportarse, quizás ya estaban en nuestro medio y unas se han subdiagnosticado por parte nosotros los médicos veterinarios. Se diagnostica con facilidad hemoparásitos en zonas de climas templados y fríos y no exclusivamente en zonas cálidas del país.

Las ayudas diagnósticas y la tecnología de punta han llegado a nuestras principales ciudades y por eso necesitamos hacer conciencia del trabajo hacia la salubridad de los hogares que tienen mascotas. Puntualmente se han hecho reportes hospitalarios de Erhlichiosis en humanos en la ciudad de Cali por signos aparentemente parecidos al dengue hemorrágico, hasta ahora no sabemos si las garrapatas que parasitan a las mascotas serían las culpables de estas manifestaciones clínicas en personas, aunque esto puede ser una inferencia apresurada, a título personal creería que lo es. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad estudiar y reportar estas situaciones que ya han sido manifestadas en nuestro vecino país Venezuela con soporte y estudios de Erhlichiosis en humanos realizadas en universidades del país vecino. Las garrapatas debido al estado migrante de ganados y mascotas han alcanzado ahora adaptabilidad al clima frio, inclusive las vemos en la sabana de Cundinamarca siendo las mismas trasmisoras de hemoparásitos en el perro.

Existen reportes de tripanosomiasis en humanos en las zonas de los llanos orientales con diagnóstico de cardiomiopatía dilatada y enfermedad valvular entre otros hallazgos clínicos. En los caninos con lesiones aparentemente urticantes en todo el cuerpo, anemia, debilidad, alopecia multifocal acompañados de hemoparásitos, al realizar el frotis en caninos se observan los tripomastigotes de la enfermedad de Chagas, esta enfermedad es un hecho en nuestro país tanto en perros y en humanos.

Esto hace que nos pongamos en alerta en las zonas de tierra cálida, ya que la signología clínica de los pacientes es aparentemente asintomática en canino y sobre todo en el humano. Las manifestaciones podrían ser tardías y letales, de aquí nace la importancia de ir más allá y hacer pruebas diagnósticas. Muchas veces hacemos análisis y encontramos los hallazgos incidentales no esperados como es el caso de la tripanosomiasis. No pueden pasar desapercibidas las especies de triatominos existentes en nuestras zonas de tierra cálida en este país como vectores trasmisores de esta enfermedad.

La Leishmaniasis en las zonas tropicales de nuestro país se han diagnosticado en sus formas cutáneas en el humano y en los caninos. En efecto, los reportes de nuestros soldados que patrullan las zonas selváticas y que llevan a su cargo su compañero canino antiexplosivos son diagnósticos de cada día que han sido picados por dípteros de clima cálido. Esto quiere decir que los propietarios también están expuestos a esta enfermedad y es de competencia indagar y darle un diagnóstico e informar en cualquiera de estos casos a su propietario y los riesgos que estas pueden tener, muchos reportes se han hecho en Colombia por parte de los médicos veterinarios por medio de una punción con aguja fina en lesiones sugerentes de nódulo y obsesos dando como resultado la presencia de amastigotes sugestivos de esta enfermedad, ahora contamos con otras pruebas y test rápidos para diagnosticar esta entidad.

Los reportes de esporotricosis en el gato realizados en medicina veterinaria en felinos son cada vez más visibles. Esta es una enfermedad de carácter zoonótico que tiene relevancia, como las ya mencionadas, que deben ser de advertencia a los propietarios de mascotas, no debemos tomarlo a la ligera sino como una premisa imperativa del médico veterinario tratante.

El diagnóstico para este fin es simple y práctico, haciendo una impronta de las zonas comprometidas en el gato como principal presentación de lesión ulcerosa del plano nasal al observar aglomerados de levaduras que nos llevará a realizar otros análisis confirmatorios y descarte de otras como la histoplasmosis.

Los reportes y muertes por la rabia son un hecho real. En nuestro país se han reportado muertes de accidente rábico por mordedura de caninos o felinos con este virus y han cobrado muertes de seres humanos en diferentes departamentos de Colombia, por lo cual nosotros debemos hacer las recomendaciones incansables de los planes preventivos de esta enfermedad que son consulta del día a día.

Las pulgas trasmisoras de nematodos y filarias entre otras enfermedades, estas últimas nocivas solo para las mascotas, estos ápteros son culpables de las zoonosis indirectas como punto vulnerable de la población infantil que se parasitan con nematodos.

Simplemente queridos amigos y colegas pongo a consideración algunas situaciones relevantes e inaplazables para tener en cuenta. Nos corresponde estudiar, investigar e indagar ya que estas y otras enfermedades que aquejan mascota hombre son hoy en día un hecho tangible y el peso recae en nosotros en advertir y explicar las repercusiones y la remisión inmediata al médico humano cuando haya una enfermedad potencial diagnosticada en mascota doméstica que ponga en riesgo al propietario de mascota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *