K-LASER: La mejor alternativa para la terapia de fotobiomodulación en veterinaria

Por: Dr. Jorge Hernando Forero López

La Terapia Láser o ‘Fotobiomodulación’ es el uso de longitudes de ondas específicas (roja y próxima al rojo) para obtener efectos terapéuticos. Los láser terapéuticos K-Laser Clase IV utilizan determinadas longitudes de onda de luz (rojo e infrarrojo cercano) para producir una reacción fotoquímica y el efecto terapéutico. Estos efectos incluyen:

  • Acortar el tiempo de curación.
  • Reducción del dolor.
  • Aumento de la circulación en la zona.
  • Disminución de la inflamación.
  • Efecto antibacteriano y antiviral.

El láser que se utiliza no corta, es no ionizante por lo que no provoca daños en las células (como si lo hacen los Rayos X o los Rayos Gamma)

¿Por qué es importante la potencia del equipo laser?

Si la longitud de onda determina la profundidad de penetración de la energía del láser, la potencia determina su saturación a una determinada profundidad. Sería un error considerar el uno sin el otro.

La potencia (vatios, W) es el número de fotones de radiación que se puede entregar en un tiempo. La energía depositada (Julios) es la acumulación de estos fotones en el tiempo (1 W= 1 J por segun¬do). Al comenzar con más vatios en la superficie, más energía penetrará a la profundidad deseada. Para muestra, considere lo siguiente:

Láser de 1W: Tarda 40 segundos para entregar 10 julios de energía a una profundidad de 4 cm Láser de 4 W: Tarda 10 segundos para entregar 10 julios de energía a una profundidad de 4 cm

El láser de mayor potencia será capaz de suministrar dosis terapéuticas a objetivos más profundos, en un periodo de tiempo más corto.

Potencia: Con un interior tan potente como el exterior, el K-Laser puede producir de 5 a 20 vatios, permitiendo a los usuarios tratar diferentes superficies en menor tiempo. Este gran abanico de potencias ofrece una gran flexibilidad a la hora de tratar al paciente adecuadamente.

– Potencia de onda continua de 12 vatios (CW), 15 en superpulsado (ISP). Tiempos de tratamiento más cortos y ROI más rápido.

¿Cómo actúa sobre la célula?

Las longitudes de onda determinan la profundidad de penetración en el tejido y se dirigen específicamente a los cromóforos beneficiosos para estimular la reacción fotoquímica.

970 nm: Actúa sobre el agua por lo que aumenta la circulación sanguínea. La sangre es el sistema de transporte primario que lleva oxígeno a las células y retira los productos de desecho. El agua en la sangre absorbe muy bien a 970nm y cuando absorbe un fotón, toda la energía se convierte en calor. Estos puntos calientes localizados en profundidad crean gradientes de temperatura a nivel celular que estimulan la microcirculación local y proporcionan más combustible – oxígeno a las células.

905 nm: Actúa sobre la hemoglobina por lo que el glóbulo rojo libera el oxígeno que está transportando.El oxígeno es liberado a diferentes velocidades por el torrente sanguíneo y cuanto más rápido sucede esto, más combustible tiene la célula para sus procesos naturales de reparación. El pico de absorción de la hemoglobina se encuentra en 905 nm, y cuando se absorbe esta radiación, aumenta la cantidad de oxígeno que puede emplearse como combustible celular.

800 nm: Actúa sobre la Citocromo Oxidasa, una bomba que usa oxígeno para fabricar energía. La enzima terminal en la cadena respiratoria es la citocromo c oxidasa, que determina la eficiencia con la que la célula convierte el oxígeno molecular en ATP. El pico de absorción de esta enzima es a 800 nm, oscilando entre sus estados oxidado y reducido a su propio ritmo, y produciendo una molécula de ATP en cada ciclo. Independientemente del estado molecular de la enzima, cuando absorbe un fotón cambia de estado. La absorción de fotones acelerará este proceso, y aumentará la producción celular de ATP.

660nm: Una longitud de onda que la melanina en la piel absorbe muy bien, asegurará una dosis grande en la región superficial. Dado que la luz puede tanto inhibir las bacterias como promover el crecimiento celular, la terapia con láser tiene resultados increíbles en la cicatrización de heridas y la regulación de tejido cicatricial.

El láser lo que hace es actuar sobre todos estos procesos haciendo que sean mucho más rápido y favoreciendo la bioestimulación, por eso hablamos de fotobioestimulación, estimulación biológica gracias a la luz láser.

Efectos fisiológicos del láser terapéutico

  • Disminuye el dolor.
  • Reduce la inflamación.
  • Incrementa la regeneración y proliferación de tejidos.
  • Acelera la reparación de tejidos blandos y hueso.
  • Incrementa la fuerza de los tejidos.
  • Mejora la regeneración y función nerviosa.
  • Incrementa el metabolismo celular.
  • Incrementa la respuesta enzimática.
  • Incrementa los potenciales de la membrana celular.
  • Incrementa la microcirculación y vasodilatación.
  • Incrementa la circulación linfática.
  • Incrementa la producción de colágeno.
  • Favorece la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos).

Efectos celulares del láser

Durante la terapia laser es beneficioso emplear distintas frecuencias de pulsos. K-Laser, ha reunido todo lo que se conoce sobre la composición de cada parte anatómica y ha ajustado sus tratamientos para entregar lo necesario a hueso, piel y grasa. El enfoque de K-Laser es utilizar el mayor número de parámetros en múltiples fases, dentro de cada protocolo.

Este rango dinámico, combinando 4 longitudes de onda y frecuencias de CW a 20.000 Hz, tiene más oportunidades de estimular todas las células y que los tratamientos sean más eficientes. – La frecuencia varía de 1-20.000 Hz. Mejora el efecto terapéutico mediante la focalización de múltiples parámetros de reparación de tejidos y reducción de la inflamación.

Utilización en patologías

  • Articulaciones: trauma, displasia cadera, displasia codo y osteoartritis.
  • Músculos: puntos trigger, lesiones y contractura.
  • Tendones y ligamentos: tendinitis, desmitis, rotura parcial o completa.
  • Enfermedad Disco Intervertebral: hernias.
  • Fracturas óseas.
  • Postoperatorio.
  • Heridas cutáneas.
  • Fístulas perianales.
  • Granulomas.
  • Quemaduras.
  • Hot spot.
  • Dolor crónico y agudo.
  • Edema.
  • Asma.
  • Estomatitis, faucitis.
  • Problemas intestinales.
  • Pancreatitis.
  • Sinusitis, rinitis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *