Conozca cómo afecta la comida casera al perro y cómo eliminarla de la dieta

Es usual considerar que la alimentación humana es apta para los perros, debido a que se cree que contienen más beneficios nutricionales que los concentrados, percibiéndolos como básicos o insuficientes para la nutrición de ellos.  “Desde una perspectiva nutricional, no existe un alimento casero óptimo, ya que estos no son ni completos ni balanceados de acuerdo a los requerimientos nutricionales de los perros”, Afirmó Andrés Marcano, Gerente de Nutrición Animal Alimentos Polar.

La comida humana elaborada, puede tener infinidad de ingredientes que pueden perjudicar la salud de la mascota, como condimentos, cebollas, ajos, lácteos, aceites, entre otros aditivos. Sin embargo, más que los componentes en sí, es la cantidad de estos en la comida humana lo que perjudica a los perros.

“En el mercado existen productos con propuesta alimenticias que satisfacen nutricionalmente al perro, ya que son completos y balanceados, sumando una propuesta gastronómica, asociada a platos elaborados para humanos, como, carne a la parrilla, pollo a la brasa, costilla al horno, entre otros. Además, controlan la digestibilidad de la mascota, las heces son más compactas y disminuyen las deposiciones. Seguramente, si el perro está haciendo más de 3 deposiciones al día, no está digiriendo apropiadamente los alimentos que consume. Añadió Marcano.

La comida casera crea dependencia en las mascotas, lo cual a futuro si se quiere cambiar los hábitos alimenticios del animal, dificultará más el proceso, puesto que el gusto ya se acostumbró a un determinado sabor y, por supuesto, a la permisividad del dueño.

Por otro lado, las complicaciones de salud no darán espera al presentarse un desbalance nutricional que no proporcione las vitaminas, minerales, proteínas y grasas necesarias, o afecte su salud, lo que puede terminar en diabetes, altos índices de colesterol, diarrea, entre otras enfermedades.

A continuación, conozca las principales enfermedades que puede sufrir una mascota al ser alimentada con comida casera:

  • Problemas óseos: las dietas que contengan 75% carne de res y 25% de alimento seco, contienen un déficit de más del 50% del calcio requerido por el perro, alrededor de 40% menos de fósforo y disminuciones significativas de magnesio, hierro, vitamina D y E, entre otras, a pesar de estar relativamente equilibrada en cuanto a proteína y grasa. Dichos desbalances en el mediano plazo generan alteraciones asociadas a dichas deficiencias. Por eso, en el caso del calcio, se generan problemas óseos.
  • Parásitos y bacterias: las dietas caseras, pueden transmitir parásitos, bacterias y toxinas por manipulación inadecuada de los ingredientes, los cuales a su vez pueden afectar significativamente la salud de tu mascota.
  • Obstrucción o desgarre por huesos de pollo, carne o pescado: suministrar alimentos de pollo que contengan huesos o carne de pescado con espinas, ponen en riesgo la salud del animal, debido a que los restos de huesos o espinas contenidos pueden clavarse o perforar el tracto gastrointestinal, llegando a producir una peritonitis o una obstrucción.
  • Lácteos: el consumo de alimentos derivados de lácteos o ingesta de leche, pueden producir malestares estomacales y deposiciones frecuentes. La leche y sus derivados contiene lactosa (azúcar de la leche) la cual no es digerida eficientemente por los perros y genera este tipo de síntomas.
  • Anemia, dermatitis, intoxicación: alimentos como la cebolla y el ajo, son apetecidos por algunos perros. Por su parte la cebolla afecta los glóbulos rojos circulantes, generando anemia hemolítica, acompañada de diarrea, vómitos, depresión, fiebre, entre otros. El ajo, adicionalmente produce dermatitis de contacto y asma. Por su parte, los chocolates contienen un tóxico para los perros llamado teobromina que produce vómitos, jadeos, intranquilidad, incontinencia urinaria y temblores musculares.

Tres claves para eliminar la comida casera en la alimentación de su mascota

  1. Evalúe su estado de salud general, su condición corporal (si esta delgado, óptimo de peso o pasado de peso), además de evaluar su salud bucal, ya que, por lo general, los perros que consumen comida casera tienden a tener problemas en su cavidad oral, más rápido que los perros que consumen alimento balanceado seco.

Seguido a la evaluación,  recomiende la dosificación de alimento a la mascota.

  1. Para reinsertar a un perro que viene consumiendo únicamente comida casera, existen dos maneras de ofertar este nuevo alimento. Una es conocida como suministro restringido, el cual consiste en ofertar el alimento 1 o 2 veces al día a la mascota, por un periodo de tiempo determinado, por ejemplo 30 minutos en la mañana y 30 minutos en la tarde.

Esta metodología funciona muy bien, los animales aprenden a comer nuevamente, ya que entienden que tienen esas 2 ofertas al día y que están a su disposición por un tiempo limitado.

2. La otra metodología es el suministro a voluntad, en la cual se coloca el alimento en el plato del perro y este puede tener acceso al alimento en cualquier momento del día. Esta práctica puede generar 2 condiciones: que el perro no se sienta atraído hacia el alimento y solo coma pequeñas cantidades a lo largo del día y pudiese darse el caso que pierda peso, y la otra, se da cuando el perro es voraz, y el propietario por lo general debe reponer parte de la ración siendo esta consumida nuevamente por la mascota, terminando esta situación en sobrepeso.

Cualquiera que sea el plan seleccionado, es obligatorio que la mascota tenga acceso a agua limpia y abundante durante todo el día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.