Cerrando ciclos para año nuevo

El final de un año es el momento propicio para cerrar ciclos a nivel material, emocional y espiritual, así como para realizar un balance de lo vivido y plantearse nuevas metas.

La vida está llena de ciclos, especialmente en las relaciones, bien sean amorosas, de amistad o laborales. Cerrar ciclos tiene que ver con reconocer que una etapa ha llegado a su fin, que un proceso se ha agotado o que una situación no avanza; pero al mismo tiempo es un nuevo comienzo de oportunidades asombrosas. Para cerrar un ciclo, es necesario aceptar

“Nuestro miedo al cambio, a salir de nuestra zona de confort, a lo desconocido, aprender a soltarnos (de las personas, las situaciones, los espacios, etc.). No se trata necesariamente de olvidar, sino de perdonar, aceptar y recordar con tranquilidad” afirma la psicóloga clínica Angie Pérez.

Cuando se cierra un ciclo, necesariamente, para la experta, la persona tiene que asumir el control de las decisiones, “sin culparnos a nosotros mismos o a otros. Cerrar ciclos evita que nos quedemos estancados, sin nuevos aprendizajes y experiencias” recalca la doctora Pérez.

Recomendaciones para cerrar ciclos de forma asertiva, según la experta:

Aprender de las experiencias: “del pasado lo importante es no darles más valor a las situaciones negativas que a los otros procesos”, para iniciar un nuevo período de manera sana, resalta la doctora.
Soltar: los seres humanos tenemos tendencia al apego emocional, por ello es importante, tener la capacidad de dejar ir las cosas que realmente no son necesarias en la vida para aceptar una nueva realidad.
Asumir la responsabilidad: Hacerse responsable de lo que ocurre en la vida, es un paso importante para emprender nuevas acciones, “hablamos de responsabilidad, no de culpa. Cuando te culpas a ti mismo, te agredes. Cuando culpas a otros, te victimizas” explica la psicóloga.
Aprende: cada situación, cada circunstancia, sean estas negativas o positivas, nos brindan grandes oportunidades de aprendizaje.
Emprende: abrir espacios para lo nuevo es una actitud realmente sana y sanadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *