Una veterinaria en la Borgoña

Lleva por nombre la nueva película que se estrenará este 26 de marzo en los cines españoles, enfocada en las condiciones precarias y desafiantes en las que deben trabajar los veterinarios rurales.

https://youtu.be/IhItLFhFJ78
Trailer – Caramel Films.

Dirigido por Julie Manoukian quien ha querido transmitir el abnegado y poco valorado trabajo realizado por los veterinarios rurales, busca destacar el caso de Nico en el corazón de la región francesa de Borgoña, siendo el último profesional de la zona que lucha por salvar a sus pacientes, su clínica y su familia cuando Michel su compañero anuncia su retiro.

Su mentor busca a una compañera para que ayude a Nico, Alexandra, una recién graduada “brillante, misántropa y que no tiene ningún deseo de enterrarse en el pueblo de su infancia. ¿Conseguirá Nico que se quede?”, explica la sinopsis.

“Cuando empecé a investigar sobre los veterinarios rurales, descubrí sus condiciones de trabajo, la presión creciente y encontré el mismo humor, la misma pasión y el mismo heroísmo discreto que caracteriza a esta profesión tan sacrificada” señala Manoukian.

Caramel Films.

También, resalta la importante labor que realizan los veterinarios quienes deben estar disponibles día y noche, tanto para asistir a partos como para otras emergencias, entregando su vida al servicio de los demás, trabajando muchas veces en condiciones difíciles, con horarios enloquecidos y recibiendo salarios que no compensan el enorme esfuerzo realizado.

La exigencia del trabajo de veterinario rural

Clovis Cornillac, quien interpreta a Nico explica sobre la película que en los 35 años que lleva haciendo cine, era la primera vez que veía un proyecto que hablaba de esta profesión enfatizando en la abnegación que exige a los que la practican pues los animales no pueden dar las gracias.

Por otro lado, recuerda las dificultades que ha conocido en la profesión “Es menos lucrativo de lo que se piensa, debido a las dificultades económicas del mundo rural, y extenuante, por la disponibilidad que exige y las largas distancias que hay que recorrer entre dos visitas. ¡No es de extrañar que el abandono del campo por parte de los médicos también afecte a los veterinarios!”, apunta.

Tras el rodaje, la actriz asegura que respeta mucho el trabajo que realizan los veterinarios rurales. “Trabajan sin importar el tiempo que haga y a menudo en condiciones precarias, con frío y barro. Su trabajo es muy físico, muy agotador y muy técnico. Para ejercerlo, hay que tener muchísimos conocimientos científicos y médicos, pero también mucho sentido común. Es aún más difícil para las mujeres veterinarias que deben hacerse respetar en un entorno mayoritariamente masculino”, remarca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.