El desarrollo de la Medicina Veterinaria ha permitido una mayor esperanza de vida en nuestras mascotas del 4 al 10% desde 2002, llegando a edades de 11 años en perros y 12 años los gatos.

Por: Hugo Leiva K. Director científico-Línea veterinaria LHA Médico Veterinario Universidad de La Salle.

Paralelamente con el avance de la edad y la población han aparecido nuevas enfermedades en todas las edades, junto a un aumento de reacciones indeseables de los medicamentos alopáticos comprobados con los estudios de farmacovigilancia veterinaria a nivel mundial. Así se detectaron hasta un 43,7 % de aumento anual de efectos adversos reportados desde 2017 con medicamentos de uso frecuente como vacunas, antiparasitarios, hormonales, antimicrobianos, medicamentos a base de combinaciones de sustancias activas, agentes neurológicos y antiinflamatorios no esteroideos. Los efectos adversos tienen gran variabilidad, correspondiendo tanto a problemas de falta de eficacia, de seguridad en los animales, a reacciones en personas, como a residuos superiores a los Límites Máximos residuales admitidos (insuficiencia o invalidez de los tiempos de espera). *

¿Cómo nace la medicina antizootóxica?

Ante la necesidad de adoptar medidas eficaces y seguras para la prevención y tratamiento surgió inicialmente la Homeopatía unicista del Dr. Samuel Hahnemann, de gran efectividad, pero de difícil manejo requiriendo de una gran especialización. Desde el siglo XX se desarrolló la visión integradora de Hans Heinrich Reckeweg, Médico alemán, que combina en la Medicina Antihomotóxica la Alopatía tradicional y los medicamentos homeopáticos con el fin de lograr un bienestar integral del paciente. La aplicación de sus conceptos en animales se conoce como Medicina Antizootóxica y se basa en el uso de combinaciones de microdosis, preparados por diluciones sucesivas con agitación con golpe (Sucusión). Esta farmacopea permite obtener un alto grado se seguridad al disminuir la concentración de principios tóxicos y aumentar la reactividad inmunológica.

Se ha demostrado científicamente su modo de acción inmunomoduladora con la Bystander Reaction (Heine,1992), por la cual las microdosis actúan como Antígenos atrayendo la activación de los macrófagos presentes en todos los tejidos, facilitando la formación de linfocitos TH3 reguladores (a partir de la Unión de linfocitos T inmaduros al Complejo mayor de Hiscompatibilidad CHM del macrófago) que regulan las reacciones individuales de cada paciente, ya sea hacia las reacciones agudas TH1 u crónicas TH2, liberando finalmente las citoquinas. Estas son proteínas cuya función en el organismo es coordinar la respuesta del sistema inmunológico y reclutando o inhibiendo las funciones de las células específicas del organismo.

Vemos pues el surgimiento en la Medicina Veterinaria de Inmunomoduladores Homeopáticos (microdos en diluciones sucesivas) con grandes ventajas por su seguridad, son libre de los efectos secundarios de los inmumoduladores clásicos, y además, son realmente inmunomoduladores pues actuarán individualmente según las necesidades específicas del paciente, estimulando o inhibiendo la respuesta inmune, a diferencia de los medicamentos comunes que solo hacen una de estas funciones, estimular o bloquear.

Nuestra línea veterinaria:

Dentro de nuestra línea veterinaria contamos con diferentes formas farmacéuticas: viales, granulados, gotas, comprimidos, crema y solución ótica:

  • Inmul-v LHA, a nivel general, regulando dolor o inflamación, combatiendo todos los agentes infecciosos inespecíficamente.
  • Digest-v LHA, nivel hepato-gastrointestinal y pancreático, favoreciendo la absorción y protección de mucosas, conversión y , producción de energía y control de parásitos.
  • Igner-v LHA, regulando comportamiento, el funcionamiento nervioso a nivel central y periférico, disminuyendo los niveles de estrés y optimizando el aprendizaje.
  • Rinom-v LHA, regulando el metabolismo, la eliminación renal y diuresis.
  • Circul-v LHA, moderador de la función cardiovascular y del sistema linfático, inmunomodulador en casos de hemoparásitos y alteraciones de la formula sanguínea.
  • Neumo-v LHA, controlando alergias, tos y parásitos pulmonares.
  • Cuty-v LHA y Metrimast-v LHA , cicatrizantes, con acción protectora y regulador cutánea, fanera, ante Ectoparásitos, agentes infecciosos y enfermedades autoinmunes.
  • Ovamet-v LHA y Testirep-v LHA regulando y protegiendo la función hormonal en hembras y macho respectivamente, tanto en castrados como enteros, la función reproductiva, producción láctea sin retiro y parto.
  • Ostymus-v LHA, regulador osteomuscular para crecimiento, desarrollo y reconstrucción óseos, metabolismo del calcio y recuperación deportiva.
  • Ocul-v LHA para afecciones diversas oculares y óticas.
  • Revit-v LHA, regulador de la función mitocondrial de producción de ATP, eliminación de radicales libres, a toda edad, mejorando la senescencia, optimizando la producción limpia y rendimiento físico sin dopaje.

Así vemos en la Medicina Antizootóxica una evolución en el uso de inmunomoduladores simplificando el manejo al localizar la respuesta con medicamentos antizootóxicos específicos para cada sistema, permitiendo una terapia integral física, energética y comportamental segura por el uso de microdosis en diluciones sucesivas.

Se pueden hacer las combinaciones de los medicamentos, inclusive complementando con terapias alopáticas, cubriendo los órganos afectados de cada paciente, estimulando o disminuyendo el sistema inmune según la individualidad.

Es una terapia dinámica que facilita el desarrollo desde la preñez, el estado fetal, el parto y nacimiento, pasando por el estado adulto y preparando para una vejez sana gracias a la limpieza de los tejidos drenados de radicales libres, toxinas internas y externas.

*(Cifras tomadas de: AEMPS, Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, España 2018)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *