Efectivamente, multitud de estudios actualmente avalan la utilidad de estos alimentos y al mismo tiempo resulta reseñable que muchos de los ingredientes que comprenden, tienen una función antioxidante.

Los antioxidantes tienen la capacidad de estabilizar los radicales libres, que son moléculas con uno o más electrones desapareados en sus orbitales externos que buscarán otras moléculas de su entorno para estabilizarse. Las alteraciones que producen son variables y están relacionadas con multitud de enfermedades, como es el caso del cáncer. Es de vital interés neutralizarlos para prevenirlas.

¿Tienen los antioxidantes una función terapéutica más allá de su capacidad preventiva?

Los radicales libres no son solo componentes de la reacción inflamatoria, también son causantes de la misma. A priori, la inflamación es absolutamente necesaria para el desarrollo de la respuesta inmune primaria que disparará a su vez, la respuesta inmune secundaria mediante las células presentadoras de antígeno (CPAs).

Sin embargo, un exceso de radicales libres, se traduciría en una cronificación o sobreexpresión de la inflamación, llevando a la disminución de la producción y actividad de todos los subtipos de linfocitos T, que no solamente se ven implicados en la respuesta inmune adquirida de base celular, sino que además comprenden el subtipo T cooperador (Th), que se implica tanto en la modulación de las respuestas inmunes de base humoral como celular.

Así mismo, aunque la inflamación predominantemente destruya tejidos, se ve también implicada en la proliferación de ciertos tipos celulares, lo que los tumores aprovechan a su favor: los infiltrados de macrófagos asociados a tumores, denominados así por aparecer abundantemente en torno a las células cancerígenas, no estarán llevando a cabo una respuesta inmune eficiente pero sí estarán estimulando la producción de factores angiogénicos esenciales para la nutrición de los tumores.

Paralelamente, los radicales libres se ven implicados en la actividad de ciertos agentes de transcripción que promoverán la formación de factores antiapoptóticos que se implicarán a su vez en la supervivencia de las células tumorales.

Activación molecular, un aliado de los tratamientos

En base a cuestiones como las que aquí se describen, Catalysis S.L. apuesta por la formulación de complejos antioxidantes potenciados con una tecnología exclusiva, ‘La Activación Molecular’, que puede convertirse en un aliado indispensable desde el tratamiento de enfermedades infecciosas hasta al apoyo al paciente oncológico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí