Siempre estamos atentos a nuestros pacientes y monitoreamos su evolución, sin embargo, en ocasiones tenemos pacientes silenciosos, que solo asisten a las consultas cuando presentan algún síntoma. Estos pacientes son esas mascotas caninas que se hacen mayores y sus propietarios no lo notan, por lo cual, los Médicos Veterinarios debemos ser los responsables de detectar aquellas situaciones especiales y así mismo, alertar a los propietarios sobre los riegos que se deben empezar a controlar en un perro mayor.

El estado de salud, la edad, la influencia genética, el tamaño y sobre todo por los cuidados que se le han brindado en su temprana edad y también de adulto, hace que la salud de un perro se vaya deteriorando de una manera crónica sin que nadie lo note; a veces cuando el propietario lleva a su canino a consulta, ya nosotros tendremos enfermedades graves que atender.

Los perros geriátricos conforman una gran proporción de mascotas, se cree que el 25% a 30% de los perros tiene más de 7 años. Se considera que en todos los perros a partir de los 7 años, debemos cambiar su perfil de alimentación y rutinas de manejo, además debemos empezar a observar las situaciones de riesgo que pueden empezar a presentar. Seguramente la real geriatría inicia según su tamaño:

Perros pequeños (9 a 13 años).
Perros medianos (9 a 12 años).
Perros grandes (7 a 10 años).

A LOS 7 AÑOS DEBEMOS INICIAR CAMBIOS EN SU ALIMENTACIÓN QUE AYUDEN A EVITAR LOS SÍNTOMAS DE ENVEJECIMIENTO ACELERADOS Y AGUDOS.

La responsabilidad de un profesional con el propietario y el paciente es minimizar el deterioro progresivo de los sistemas corporales por el proceso de envejecimiento, para poder brindar una mejor calidad de vida durante el tiempo que le reste.

Una consulta oportuna

Para atender a tiempo y preventivamente las necesidades especiales de un perro geriátrico, requiere de promover que el propietario lleve a su mascota a revisión a los 7 años. Para lograr la sensibilización hacia el propietario se recomienda:

  1. Crear un programa de perfil geriátrico en la clínica.
  2. Promover los planes preventivos de atención.
  3. Revisar regularmente las bases de datos, identificar a los pacientes con más de 7 años y pedirles por medio de llamadas o email que visiten la clínica.
  4. Entrenar al personal de peluquería y pet shop, para que por medio de preguntas detecten mascotas de más de 7 años y sugieran las consultas geriátricas.

Una vez el paciente llega a su consulta, se debe proceder al examen físico y otros protocolos referidos a exámenes de laboratorio u otras ayudas diagnósticas (Exámenes de Perfil y Hemograma, más función renal, Radiografía y Ecografías abdominales).

Un examen que normalmente no se realiza es el de cognición, es valioso tener en esta consulta los formularios DISHAA y aplicarlos en compañía del propietario, atendiendo también patologías neurológicas derivadas de SDC (Síndrome de Disfunción Cognitiva).

Síntomas del envejecimiento

Orientar al propietario hacia la observación de los cambios de la mascota es importante para que la calidad de vida de la mascota mejore. Los principales síntomas de envejecimiento radican en:

  • Dolor para moverse, se rehúsa al movimiento.
  • Ganancia de peso excesiva.
  • Pérdida de masa muscular magra.
  • Dolor de encías y/o perdida de piezas dentales.
  • Déficit cognitivo, alteraciones en los patrones de sueño, de comportamiento, ansiedad, gruñidos o aullidos espontáneos y micciones en lugares inadecuados.

Patologías

Las patologías más comunes en perros geriátricos y que se deben revisar continuamente para que no se presenten, son:

  • Enfermedades osteoarticulares.
  • Diabetes mellitus.
  • Enfermedad prostática.
  • Obesidad.
  • Enfermedad cardiovascular.
  • Enfermedad degenerativa.
  • Cataratas.
  • Cáncer.
  • Enfermedad dental.
  • rolitiasis.
  • Anemia.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Síndrome de disfunción cognitiva.

Mucho se habla de estas patologías físicas detectables por nosotros los Médicos Veterinarios, que afectan órganos y sistemas; sin embargo, la disfunción cognitiva es una enfermedad geriátrica que se presenta en pacientes caninos después de los 7 años sin que el propietario lo detecte.

Para el propietario puede ser normal o simplemente se acostumbra a que su mascota esté desorientada, pierda interacción social, cambie sus ciclos de sueño, tenga eliminaciones inadecuadas, pierda capacidad de aprendizaje y memoria, pierda actividad y demuestre mayor ansiedad; en estos casos es responsabilidad del médico tratante, identificar el problema y sacar el diagnóstico y manejo clínico. El DISHAA siempre será su mejor herramienta en el diagnóstico.

Factor nutricional

La nutrición del perro geriátrico es fundamental para su recuperación, atrasa síntomas de envejecimiento y mejora la capacidad cognitiva. Las fórmulas para los perros geriátricos deben estar basadas en:

  • Proteínas de calidad para mantener masa muscular magra y asegurar sistema inmune activo.
  • Antioxidantes (vitaminas y minerales), para evitar deterioro celular.
  • Omegas 3 con efecto antinflamatorio que ayude a mejorar los procesos de evolución de órganos afectados.
  • Arginina como vaso dilatador.
  • Glucosamina como coadyuvante en el manejo del dolor articular.
  • Buenas fuentes de fibra para mantener una buena digestión y prebióticos de excelente calidad.
  • Alta palatabilidad y croquetas fáciles de morder, para evitar dolor y bajo consumo por daño dental presente.
  • Bajo en grasa para evitar procesos de obesidad.

Un ingrediente infaltable que se refiere a la salud cerebral, son los MCT o Triglicéridos de Cadena Media, una fuente de energía adicional al cerebro que logran en combinación con las terapias médicas, resolver en poco tiempo el SDC. Este tipo de grasas tienen metabolismo hepático, convirtiéndose en cuerpos cetónicos que viajan por torrente sanguíneo y son aprovechados por las neuronas como fuente rápida de energía, mostrando resultados visibles en la evolución de estos síntomas de SDC.

Se recomienda hacer revisiones periódicas veterinarias después de los 7 años, un manejo adecuado de la nutrición especializada, el tratamiento clínico necesario y cuidados pertinentes por parte del propietario, pues estos factores harán que los perros lleguen a una vejez más sana y duren más tiempo en el hogar en buenas condiciones de salud.

NUEVO PURINA® PROPLAN® BRIGHT MIND CON MCT, PROTEGEN SU CUERPO Y SU MENTE, RESULTADOS COMPROBADOS EN 30 DÍAS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí