Las interacciones medicamentosas son muy comunes en pacientes que consumen cannabinoides para el tratamiento de diferentes patologías, estas van desde alteraciones en la función enzimática de algunos órganos, inhibición de la respuesta farmacológica a algunos medicamentos hasta depresiones respiratorias profundas y necesidad de reducción de algunas dosis de medicamentos para evitar intoxicaciones o efectos secundarios graves. Los médicos veterinarios deben conocer todas estas posibilidades para llevar a cabo un tratamiento correcto y ético en pro de la calidad de vida de los pacientes y el bienestar animal.

Los fitocannabinoides administrados con profesionalismo y conocimiento pueden tener algunos efectos adversos o colaterales indeseados para los cuales el médico veterinario entrenado debe estar consciente y advertir a los propietarios. Sin embargo, existen además diversas interacciones medicamentosas que pueden complicar el tratamiento y la salud del paciente, por tanto, es urgente y necesario que durante el examen inicial y la historia clínica sean reportadas todas las medicaciones alternas que el paciente consume y entrenar al propietario en las reacciones que este puede tener. En el siguiente articulo expondremos las más comunes e importantes y los efectos de las mismas.

Aunque la mayoría de los pacientes toleran muy bien la reacción entre Fitocannabinoides, terpenos, flavonoides y la medicación alopática, algunas veces puede causar efectos colaterales y/o indeseados.

El Cannabis puede modular el sistema endocannabinoide de los vertebrados y puede tener efectos secundarios y aumenta los efectos de algunos fármacos y en otros casos puede debilitarlos; esto se explica principalmente por la relación de los cannabinoides con las enzimas Citocromo P450; por este y otros motivos siempre se necesita el acompañamiento de un profesional de la salud en los tratamientos con cannabis medicinal.

Interacciones Farmacológicas

Las interacciones entre medicamentos son muy comunes en pacientes crónicos, especialmente en la población de animales y personas mayores que son medicadas para el dolor, la diabetes y el colesterol alto. Los pacientes geriátricos son también el grupo de consumidores de cannabis medicinal de más rápido crecimiento. El cannabis ha demostrado eficacia en el tratamiento del dolor y algunos Fito-cannabinoides (FCB) se han sugerido para diversas afecciones metabólicas. Por lo tanto, es importante entender cómo los cannabinoides pueden interactuar con fármacos de uso común, tanto para predecir y prevenir las interacciones negativas, como para aprovechar las sinergias. Así, un médico o médico veterinario con experiencia en el manejo de cannabis medicinal podrá modular el sistema endocannabinoide de sus pacientes con un medicamento que potencie un opiáceo en forma segura y controlada y/o puede aumentar su efecto analgésico; pero, si es manejado de manera irresponsable también podría aumentar la posibilidad de una sobredosis; en bajas dosis o microdosis podría permitir reducir la dosis de un opiáceo, lo que reduciría la tolerancia y disminuiría otros efectos secundarios.

Para lo anterior es fundamental contar con fitofármacos cannabinoides con trazabilidad, libres de metales pesados y agrotóxicos; además saber las dosis exactas de cada fitocannabinoide en miligramos y su radios de THC:CBD como mínimo.

Sin embargo, la farmacodinamia de cada medicamento es compleja y comprender todas las vías convencionales de acción es difícil; examinar las interacciones metabólicas entre medicamentos es aceptar que existen, ya que más de la mitad de todos los productos farmacéuticos son metabolizados por una familia de enzimas llamada citocromo P450 (CIP); saber cómo los cannabinoides afectan a los CIP proporciona una buena primera aproximación a su interacción con fitocannabinoides. En general, inhibir los CIP que metabolizan un producto farmacéutico aumentará su concentración en la sangre, conduciendo a un aumento de ambas concentraciones, aumentando el efecto y la toxicidad. Pero para los profármacos, que se metabolizan entre el compuesto activo, la inhibición del metabolismo disminuirá tanto el efecto depurado como el adverso. Esta interacción puede cambiar desde la inhibición a la activación con diferentes fármacos. Debido a complicaciones como estas, es mucho más fácil predecir si es probable que haya interacciones entre medicamentos que predecir su efecto exacto.

El citocromo P450 (CIP) son enzimas inespecíficas que oxidan una variedad de moléculas, lo que hace que las moléculas sean más solubles en agua y más fáciles de filtrar. Los CIP generalmente se concentran en el hígado. El cannabidiol (CBD), un componente de cannabis no sicoactivo, inhibe los CIP 1A, 2B6, 2C19, 3A4 y 3A5 con potencia submicromolar y puede aumentar la actividad de los CIP 2B10 y 2B13 – – – – .

El tetrahidrocannabinol (THC, el principal componente psicoactivo del cannabis) es un inhibidor igualmente potente del CIP2C9 e inhibe débilmente otros CIP. Los fármacos metabolizados por estas enzimas CIP pueden tener concentraciones plasmáticas alteradas, y esto debe controlarse atentamente. Pero los cambios clínicamente relevantes en el metabolismo del fármaco son más visibles usando CBD puro – – .

Las interacciones son más probables debido a las vías biológicas convergentes.

AINE´S (Medicamentos Anti-Inflamatorios no esteroideos):

En general los Fitocannabinoides pueden tener sinergias positivas con estos medicamentos, aunque también pueden aumentar sus efectos secundarios como somnolencia y/o decaimiento dependiendo de la dosificación.

Opiáceos:

El THC parece ser sinergizante para los efectos analgésicos de los opiáceos, mientras que el CBD es más prometedor para reducir la abstinencia y la dependencia. Por lo tanto, es probable que los cannabinoides potencien los opiáceos, disminuyendo el dolor y minimizando los riesgos asociados con la tolerancia, la dependencia y la sobredosis. No todas las interacciones serán positivas, pero el potencial está ahí, y los problemas dramáticos parecen poco probables.

Insulina:

Existe una fuerte evidencia preclínica de que los cannabinoides influyen en la sensibilidad a la glucosa y la insulina, lo que podría tener un impacto grave en pacientes con diabetes tipo 1 o tipo 2, aunque el efecto dependerá de los cannabinoides que se tomen. La sensibilidad a la insulina probablemente se verá afectada por los componentes psicoactivos de los cannabinoides, incluido CBD, y el THV puede aumentar la sensibilidad a la insulina. La activación del CB1 es parte de un mecanismo de retroalimentación que reduce la respuesta del cuerpo a la glucosa y la insulina-.

Warfarina:

En general el Cannabis aumenta el efecto anticoagulante de la Warfarina inhibiendo su metabolismo y desplazándola de su sitio de enlace a proteína. Se debe estudiar mejor esta interacción. El THC y el CBD pueden inhibir el CIP2C9 y, por lo tanto, amplificar los efectos de la warfarina. Esto se ha demostrado en un estudio de caso así como en trabajos preclínicos (48). Los médicos deben tener cuidado al combinar cannabinoides con warfarina para evitar efectos adversos.

Otras interacciones

Sedativos:

Ciclopirolonas como Ambien, Sonata y Lunesta, actúan extendiendo la actividad del Neurotrasmisor GABA producido en el Sistema Nervioso Central, en sinergia promueve un efecto tranquilizante en el organismo.

Benzodiacepinas:

El Cannabis puede potenciar los efectos secundarios de somnolencia, letargia, ataxia… del Diazepam y el Lorazepam, altas dosis de Cannabidiol pueden alterar los niveles sanguíneos de Clobazam aumentando sus efectos secundarios (letargia y somnolencia).

Antihistamínicos:

La Loratadina, Fexofenamida y Difenidramina en combinación con altos contenidos de THC puede producir somnolencia y Taquicardia.

Antidepresivos Tricíclicos:

Amitriptilina, Amoxapina, Desipramina, Inhiben la respuesta de la Serotonina y la Norepinefrina. Se prescriben para trastornos obsesivos compulsivos, déficit de atención, hiperactividad, dolor crónico neuropatico y fibromialgia. Sus efectos son potenciados por el cannabis y pueden causar somnolencia y sedación.

Metformina:

El Glupophage es usado en el tratamiento de diabetes para controlar los niveles de azúcar en sangre.

El cannabis puede reducir la efectividad de la Metformina.

Teofilinos:

Son un grupo de medicamentos comúnmente usados en el tratamiento de asma y la obstrucción pulmonar crónica (EPOC), El cannabis puede modificar el metabolismo de estos y potenciarlos.

Alcohol:

Aunque no es un farmacéutico, tiene efectos depresivos sobre el Sistema Nervioso Central, estos efectos pueden ser potencializados por el Cannabis.

Conclusiones

Las interacciones farmacológicas de los cannabinoides con otros productos son amplias y complejas, desde vomito simple hasta alucinaciones, profundización anestésica y depresión respiratoria severa. El médico veterinario preparado y sus auxiliares deberán conocer todas estas posibilidades para llevar a cabo un tratamiento correcto y ético y advertir a los propietarios a manera de evitar la suspensión de la medicación, urgencias y/o complicaciones.

Todos los médicos que utilizan cannabis medicinal como tratamiento en diversos pacientes deben saber interpretar dichas interacciones medicamentosas para mejorar la calidad de vida y el bienestar de estos, potencializando fármacos alopáticos, disminuyendo efectos colaterales de otros medicamentos (Quimioterapias) y en muchos casos disminuyendo el uso de fármacos nocivos cuando se usan en forma crónica.

Referencias:

National Academic of Sciences; Engineering and Medicine, “The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids: The Current State Of Evidence and Recomendations for Research” The National Academies Press (2017).

Jadoon KA, et al, “Efficacy and safety of cannabidiol and lipid parameters in patients with type 2 diabetes: a randomized, doubléblind, placebo controlled, parallel group pilot study”, Diabetes Care; 39(10): 1777-86 (2016).

Wargent ET, et al, “The Cannabinoid (9)-tetrahydrocannabivarin (THCV) ameliorates insulin sensitivity in two mouse models of obesity” Nutr Diabetes, 3:38 (2013).

Egnell AC, et al, “Predictive models of CYP3A4 heteroacticaction: in vitro – in vivo scaling and pharmacophore modeling” J Pharmacol Exp Ther, 312(3): 926-37 (2005).

Yamaori S, et al, “Protent inhibition of human cytochrome P450 3A isoforms by cannabidiol: role of phenolic hydroxyl groups in the resorcinol moiety” Life Sci, 88(15- 16): 730-6 (2011).

Bornheim LM, et al, “Characterization of cannabidiol – mediated cytochrome P450 inactivation,” Biochem Pharmacol, 45(6): 1323-31 (1993).

Yamori S, et al, “Structural requirements for potent direct inhibition of human cytochrome P450 1ª1 by cannabidiol: role of pentylresorcinol moiety” Biol Pharm Bull, 36(7): 1197-203 (2013).

Jiang R, et al, “Cannabidiol is a potent inhibitor of the catalytic activity of cytochrome P4502C19,” Drug Metab Pharmacokinet, 28(4): 332-8 (2013).

Yamori S, et al, “Comparison in the in vitro inhibitory effects of major phytocannabinoids and polycyclic aromatic hydrocarbons contained in marihuana smoke on cytochrome P450 2C9 activity” Drug Metab Pharmacokinet, 27(3):294-300 (2012).

Abrams DI, et al, “Cannabinoid – opioid interaction in chronic pain,” Clin Pharmacol Ther, 90(6):844-51 (2011).

Geffrey AL, et al, “Drug-drug interaction between Clobazam and cannabidiol in children whit refractory epilepsy” Epilepsia, 56(8):1246-51 (2015).

Gaston TE, et al, “Interactions between cannabidiol and commonly used antiepileptic drugs” Epilepsia, Epub ahead of print – DOI: 10.1111/epi.13852 (2017).

Van Booven D y col 2010; Pharmacogenetics & Genomics Vol 20 pp 277-281

Van Booven D y col 2010; Pharmacogenetics & Genomics Vol 20 pp 277-281 Argueta DA, DiPatrizio NV, Peripheral endocannabinoid signaling controls hyperphagia in western diet – induced obesity, “Physiol Behav, 171:32- 39 (2017).

Lindborg KA, et al, “Effects of in vitro antagonism of endocannabinoid – 1 receptors on the glucose transport system in normal and insulin- resistant rat skeletal muscle” Diabetes Obes Metab, 12(8):722-30 (2010).

Araujo JR, et al, Modulation of glucose uptake in a human choriocarcinoma cell line (BeWo) by Dietary Bioactive compounds and drugs of abuse ,” J Biochem, 144(2): 177-86 (2008).

Traducción del artículo: “Pot is Hot – What You Need To Know. Cannabinoid-Pharmaceutical Interactions” publicado por Adrian Devitt-Lee, Ms. en la Revista Digital New Frontiers en su edición invernal del 2017

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí