Haga el test de la mano:

Haga una lista de compras que alguno de sus clientes habituales suele llevar.

Vaya a una tienda de la competencia y haga un recorrido de compra usando sólo una mano, la que elija no la podrá cambiar durante el recorrido.

Luego, hágase estas preguntas:

  • ¿Pudo navegar por la tienda fácilmente?
  • ¿Qué tal el sistema de signos, era simple y uniforme para guiar su recorrdio?
  • ¿Hubo avisos pegados a un accesorio o ventana?
  • ¿Tuvo que correr más de un elemento para llegar a otro?
  • ¿Estaban los precios claramente marcados?
  • ¿Fue fácil encontrar los productos?

Ahora haga el mismo ejercicio en su propia tienda. ¿Cómo le fue?

Ese es el punto: muchos de sus clientes solo tienen una mano para comprar. Llevan una bebida, una bolsa, un perro pequeño, la correa de un perro, un niño, etc.

Fotografía: Pixabay.com

Tenga esto en cuenta al organizar la planometría de su tienda. Si puede comprar en su tienda con una sola mano, entonces es un gran comerciante y no hay nada más que hacer. Pero si no puede, debería reformular su estructura y estrategia comercial teniendo esto en cuenta.

Hágalo tan fácil de comprar como sea posible. Un cliente puede frustrarse fácilmente con una tienda y alejarse. Si un cliente tiene que hurgar para verificar un precio, se llevará una experiencia negativa, así otros elementos de su establecimiento sean una maravilla.

Algunas ideas para hacer que su tienda esté orientada realmente a la venta, a través de una fácil navegación:

  1. Que sus precios sean fáciles de encontrar. Eso es lo primero que busca la gente si le gusta un artículo. Los clientes siempre consideran los gastos y toman una decisión basada en el precio.
  2. Utilice un sistema de signos. Que sea uniforme y fácil de ver. Si algo está en un anaquel o fuera de alcance, asegúrese de que el precio sea claramente visible. No exija a los clientes que busquen asistencia para obtener un precio u otra información básica.
  3. Que todo esté al alcance de la mano. No permita que sus clientes lleguen a más de un producto para llegar a otro. Recuerda que las exhibiciones no son simplemente estéticas; se trata de vender productos.
  4. Ojo a la regla de una mano. Que la única vez que un cliente necesite las dos manos sea cuando saque su billetera para pagar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí