4 de cada 5 perros sufren de alguna enfermedad oral

Los problemas de encías en los perros son consecuencia de la acumulación de sarro en sus dientes que también puede ocasionarles mal aliento, además de molestias al morder y comer.

La enfermedad periodontal es el problema más común en los perros: 4 de cada 5 perros mayores de 3 años, muestran signos de alguna enfermedad periodontal (Hamp et. al.1984), básicamente el 80% de los perros de más de 3 años tiene problemas en dientes y encías.

0 %
de los perros de más de 3 años tiene problemas en dientes y encías
0 %
de los propietarios de perros son conscientes de que su mascota sufre de un problema dental.

Estas enfermedades pueden causar molestias y dolor en nuestras mascotas, y pueden incluso ser el origen de otras enfermedades aún más graves. A pesar de lo común de la enfermedad, las encuestas realizadas a escala europea revelan que menos del 5% de los propietarios de perros son conscientes de que su perro sufre de un problema dental.

Idealmente, todos los dueños deberían cepillar los dientes de sus perros a diario, previniendo así la acumulación de placa y sarro, que suele ser el inicio de las enfermedades periodontales. Esta es una rutina en nosotros los humanos y debería serlo también en los perros. Sin embargo, sabemos que en la actualidad muy pocos saben o están dispuestos a hacerlo.

Como puedes ver, los propietarios necesitan una alternativa más sencilla que también sea eficaz, como un stick dental, por eso te ofrecemos Dentastix®.

clínicamente comprobado que ayuda a reducir la formación de placa hasta un 60% y el sarro hasta un 80%, mantiene las encías saludables gracias a sus ingredientes activos (Tripolifosfato de sodio y sulfato de Zinc) que tienen el efecto de quelar el calcio de la saliva y frena la formación del cálculo dental , inhibiendo el crecimiento de cristales, reduciendo la mineralización y removiendo la placa bacteriana.

¿Cómo funciona?

Dentastix® cuenta con una acción mecánica gracias a su textura y forma de X diseñadas para que actúen sobre la superficie dental y para que el perro continúe masticándolas por un tiempo considerable, además tiene la ventaja de estimular la secreción de saliva, que arrastra la placa bacteriana de los dientes, la cual se acaba de eliminar gracias a los principios activos y la fricción de la barrita. Lo mejor de todo es que las encuentras en dos tamaños, que se adaptan al de la mascota: raza pequeña y raza mediana.

Son bajas en calorías y en grasas, es altamente digestible por el tipo de fibra que ayuda a que lo pueda digerir adecuadamente; Y, por si fuera poco, ¡les encanta!