La tarea de asear a un gato es compleja y muchos entre quienes prestan este servicio le tienen respeto a dicha labor, pues esta especie se estresa con suma facilidad y dificulta la tarea del profesional, quien tiene que armarse de ciertos trucos y destrezas para cumplir con la expectativa del propietario, que desea que su mascota quede impecable.

Por: Sebastián Aguirre Eastman

Antonella Sánchez, peluquera felina de Emergencias Veterinarias Inmediatas -EVI- en Medellín, ofrece las siguientes pautas para lograr éste propósito:

1.Cerrar bien todo el área

No dejar ventanas ni puertas abiertas, pues se corre el riesgo de que el felino se escape. Esto se debe a que hay gatos que se ponen muy nerviosos cuando los van a peluquear, en especial si es la primera vez, lo que implica que pocas veces han salido de su entorno más cercano; para otros, el solo hecho de sacarlos del guacal en el que son transportados los estresa.

Cuando lo vaya a retirar del guacal, hágalo despacio; permítale que reconozca el espacio al que llega para que se adapte al entorno.

2.Organizar las herramientas

Antes de comenzar, es aconsejable que el groomer tenga a la mano, como si fuese un médico que va a entrar a una cirugía, todos los elementos que necesitará. Es posible que durante la sesión al buscar algún objeto que no encuentre, el gato se disperse y se escape, retrasando el proceso y estresándolo aún más.

3.Mantenga el control

Los gatos son animales que acumulan mucha energía, si él nota que el peluquero está estresado, le va a transmitir esa energía y va a ser un proceso muy tedioso.

Un consejo: póngale música suave, que lo calme, puede ser clásica. En YouTube hay listas para gatos.

4.El gato a la mesa

Una vez que el gato esté en la mesa, lo ideal es ponerlo en posición que mire hacia el frente, y no hacia el peluquero, porque se corre el riesgo de que muerda o arañe.

Antes de comenzar cualquier procedimiento, es correcto realizar una evaluación del estado en el que llega el animal. Se le revisa la boca, los oídos, la piel y en general todo su cuerpo, para constatar que todo esté bien y que luego no haya lugar a reclamaciones por alguna afectación del cliente, o que, si la hay se detecte antes del proceso para avisarle al dueño y atender si es necesario.

5.Primero corte las uñas

Este es el primer paso en el estilismo del gato, ya que evita posibles arañazos, el cual es el mecanismo de defensa de los gatos, así sea muy manso.

El peluquero debe lucir unos guantes de carnaza, un material de uso industrial que protege las manos en caso de una mordida o un arañazo.

6.La limpieza de los oídos y los lagrimales

Antonella aconseja hacerla con agua de rosas, que es muy común en las mujeres para desmaquillarse. Esta da una sensación de frescura y deja el área limpia, sin malas sensaciones en la piel del animal. Puede hacerse con algodón o un copito.

Después de este proceso hay que ponerles un tapón en los oídos para evitar que el agua les ocasione una otitis.

7. Botar el pelo muerto

Este paso debe hacerse antes de bañarlos porque facilita la secada dependiendo del tipo de pelo. Si es corto, se puede acudir a una rasqueta de caucho o un guante. Si es largo, una peineta doble uso.

8. El baño

Al llevarlo a la bañera, de nuevo Antonella sugiere al peluquero que cargue al felino mirando hacia el frente y alejarlo de su cuerpo, cruzando las patas.

El agua debe estar tibia, a unos 27-28 grados de temperatura aproximadamente. Si es un gato muy miedoso, puede ser a los 29 grados.

Se debe comenzar el baño desde la cabeza -no el rostro, este se deja para lo último hasta la cola, echándole desengrasante y shampoo. No se les puede aplicar bálsamo, la piel es muy grasa y con este producto se engrasa aún más. Pero si es un gato persa, que tiene el pelo muy largo, sí se le puede aplicar bálsamo y luego retirárselo, este ayuda a desenredarlo.

El proceso de baño debe ser rápido, no a todos les gusta, debe tener mucho cuidado procurando no tener movimientos bruscos ni ruidos fuertes, los gatos se estresan con todo.

El baño se debe hacer con una ducha pequeña, sin tirarles el agua encima de la cabeza pues esta se les puede ir por los oídos, aun cuando tengan tapones en estos.

Las huellas, el cuello y la cola hay que estregarlos muy bien porque allí se aloja mucha grasa.

La cabeza es lo más sagrado para el gato, por eso se deja de última.

9.El secado

Al retirarlos de la ducha se les debe pasar una toalla que absorba bastante para luego pasar al secado, que no puede hacerse ni muy rápido ni tan lento para que el gato no se sienta estresado. Hay que secarlos muy bien para evitar la aparición de hongos.

10.El corte

Al igual que en el proceso anterior, el peluquero debe tener todas las herramientas disponibles y cerca.

La máquina se debe prender al lado del gato, sin ponérsela encima de su cuerpo, para que este se acostumbre al ruido y la vibración.

Este se debe hacer siempre en el sentido en que crece el pelo, para evitar que se exponga mucho la piel al animal.

Es importante siempre revisar si la cuchilla está caliente, para que esta no lo queme. En este caso, es prudente suspender el corte y aplicarle un producto que desinfecte, lubrique y enfríe la máquina hasta que se seque para continuar con el trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí